miércoles, 27 de julio de 2016

¿Cátaros? II

Después de haber visto la anterior entrada podríamos seguir pensando en la imposibilidad de la presencia de Cátaros en la zona de Jerez. Ya he comentado la cercanía de las fechas de desaparición del Catarismo y la Conquista jerezana. Sin embargo, hay posibles pistas que afirmarían la existencia de comunidades cátaras en la actual Italia hasta bien entrado el siglo XIV, por lo que no podemos descartar que en la península ocurriera algo parecido. De ser así, podríamos pensar en la huida de algún miembro de esta doctrina hasta tierras andaluzas. Recordemos que la mayoría de seguidores de las creencias cátaras tenían sus castillos y fortalezas en los Pirineos, tanto en Francia como en Cataluña. El Caso de las bóvedas góticas podría tomarse como una incursión pasiva dentro de la arquitectura, pero cuando aparece un segundo elemento de tintes cátaros... esta teoría se desvanece.
Es muy difícil que alguien se haya percatado de su existencia, pero estos elementos están ahí, a la vista de todas las personas que visiten el Claustro del antiguo Convento de la Merced.
En estas ménsulas del Claustro se nos muestran dos palomas enfrentadas y mirándose. La Paloma es en sí misma uno de los emblemas cristianos más importantes. Recordemos que es la representación del Espíritu Santo, y que se solía representar en compañía del Crismón, tal y como vemos en la foto inferior. Eduardo Arboleda, en su web El Trote de la Culebra pone al Crismón de Baena en relación con las Doctrinas y creencias del Catarismo. A pesar de ser otro símbolo cristiano, este ejemplo en concreto del Crismón es toda una fuente de datos históricos que lo convierten en un elemento herético. Probablemente sea la forma "circular" que se crea al unir los brazos de la cruz el elemento más característico de esta doctrina. En los últimos años, varios historiadores han recuperado una interesante forma de purificar y bendecir empleada por los Cátaros, en los que el cabeza de familia dibujaba en el aire imaginariamente un círculo. Este círculo es una de las herencias egipcias más importantes. Si observamos cualquier representación de un santo, veremos sobre su cabeza un Círculo.
Ese Disco solar también se colocaba sobre las cabezas de los dioses egipcios. Existen diferentes explicaciones al por qué del círculo como representación divina. Recordemos que esta forma representa la perfección en prácticamente todas las culturas. En la Masonería, el Compás representa la divinidad mediante el círculo trazado por este instrumento. Cuando veamos la representación de un Compás y una escuadra en un entorno masónico, sabremos qué grado de la jerarquía está representando por la posición del compás con respecto a la escuadra. En el Grado de Aprendiz, la escuadra estará por delante del Compás. Esto simboliza la importancia en su vida de lo recto, lo que aún estando tallado y siendo armónico representa una imperfección, lo terrestre y perecedero, mientras que el círculo es la perfección evidente. No existe en la naturaleza un círculo perfecto. En el Grado de Compañero el Compás tendrá una punta sobre la Escuadra, simbolizando el comienzo de la presencia de la perfección. El Grado de Maestro se representa mediante el Compás sobre la Escuadra, pues es capaz de dominar la perfección. Volviendo a la Paloma, representaciones de esta son algunos pocos de los elementos cátaros que han llegado hasta nuestros días. La famosa Paloma de Montsegur es un ejemplo. Se trata de una escultura de color blanquecino que representa a esta ave con las alas desplegadas. En la Biblia tiene especial relevancia, pues es una paloma la que muestra a Moisés la presencia de la tierra firme en un mundo anegado de agua. Además, la Paloma simboliza la pureza, pues su color es el blanco.
Esta pureza era necesaria según los Cátaros para que el Alma viajara hasta el Cielo.
Puede que la prueba más evidente y la que nos clarifique la presencia de un saber cátaro en Jerez, así como la relación de esta ménsula con esta creencia sea la existencia de una imagen idéntica, encontrada en la actual Cataluña, en una zona que en su día fuera uno de los más importantes bastiones cátaros de la historia. La llamada "Piedra de las Palomas" es uno de los elemento más clarificadores que hayan llegado hasta nosotros. Se encuentra en posesión de Victor Amela, escritor e investigador sobre el Catarismo, quien ha probado la conexión entre esta obra con la corriente cátara. En ella, al igual que en la ménsula del Claustro de la Merced vemos a dos palomas juntando sus picos, como trasmitiéndose un secreto que ahora damos a conocer en el blog. Aún quedan más pistas cátaras en nuestros alrededores que iremos desentrañando en próximas entradas.

martes, 26 de julio de 2016

¿Cátaros?

Mucho se ha escrito sobre los Cátaros. Pero no quiero que esta entrada cree confusión. No estoy afirmando la presencia de miembros de esta creencia religiosa en Jerez. Esto es prácticamente imposible, pues su erradicación a finales del siglo XIII hace muy difícil la llegada de algún seguidor de esta doctrina.
 Sin embargo, al igual que comentaba recientemente sobre la integración de elementos masónicos de forma pasiva en las ciudades, es posible hablar de la presencia de elementos cátaros en las Ciudades. Esta doctrina gnóstica fue tachada de hereje por la Iglesia Católica. Miles de Cátaros fueron quemados para evitar la expansión de un movimiento que difundía unas ideas muy diferentes a las de la Iglesia Católica. La dualidad creadora Dios - Satán reflejada en el Libro de los Dos Principios, así como una manera de alcanzar el cielo que difería bastante de la que por aquel entonces comenzaba a darse en el Catolicismo facilitaron la repulsa de la sociedad del momento a sus miembros, sociedad a la que se transmitió la idea Cátara que afirmaba que la tierra era en realidad el Infierno, y  que sólo pisaríamos el Paraíso una vez alcanzada la salvación mediante el Ascetismo.
Bóveda en la Catedral de Sevilla
Esta afirmación está presente en el Evangelio de San Juan: Sabemos que somos de Dios y el mundo entero está bajo el Maligno. Sin embargo, quizás la idea que más debía de aterrar a la Iglesia Católica era la visión que profesaban los Cátaros sobre el suicidio. Podríamos afirmar que en parte la Endura, un aislamiento extremo al que se sometía el Cátaro tras recibir el Consolamentum (equivalente a la extrema unción) era una especie de suicidio. Por lo que la Iglesia, al asesinarlos, no estaba sino ayudándoles a alcanzar el Paraíso.
Bóveda en la Iglesia de San Miguel
Sin embargo, mi interés reside en mostrar como de una manera u otra es posible encontrar elementos de esta doctrina en Jerez y los alrededores. Comenzaremos esta búsqueda en Sevilla. 
Ya he mencionado con anterioridad la importancia que ha tenido la Catedral Hispalense en la arquitectura posterior. Hemos hablado de la Puerta de Campanillas, antecesora del Gótico Jerezano - Portuense. Pero es hora de hablar de las bóvedas. La Iglesia de San Miguel es uno de los más claros ejemplos del seguimiento de la Arquitectura sevillana en los alrededores, y en la Bóveda del Crucero vemos una evidente inspiración en una Bóveda de la Catedral de Sevilla. Una vez vista la primera imagen no es difícil ver de forma más clara la presencia del símbolo que resalto al principio de la entrada.
La bóveda de San Miguel presenta a esta Cruz de forma más simple y evidente, sin los nervios que decoran el ejemplo sevillano. Es común que cuando un estilo arquitectónico se desarrolla y es copiado en lugares diferentes la idea se simplifique, y este es el Caso de Jerez.
Bóveda en la Iglesia de San Marcos
Puede que nadie sea consciente de esto, pero en uno de los lugares más importantes de la Iglesia de San Miguel se encuentra una Cruz Cátara claramente representada.  Y estos ejemplos no acaban aquí...
La Bóveda central de la Iglesia de San Marcos de nuevo muestra una imagen idéntica a la de San Miguel. Podríamos intuir cierto parecido en la Iglesia de San Mateo, pero en este caso no es exactamente la forma de la Cruz Cátara.
En definitiva, estos detalles son más elementos que se se suman a todo el contingente pagano que agrupan las Iglesias jerezanas. Queda aún pendiente el abordar el significado de esta cruz, pero eso lo haremos en próximas entradas.

viernes, 22 de julio de 2016

María Magdalena en Sanlúcar

Mucho se ha dicho de ella, pero a ciencia cierta no se sabe casi nada de su vida. Muy probablemente fue una de las discípulas más aventajadas de Jesús. No es raro que una mujer tuviera un papel tan importante en la religión cristiana, pues la mayoría de hallazgos recientes están demostrando que en la época romana eran en su mayoría mujeres las que tomaban parte de las ceremonias cristianas . Aunque se haya ensuciado su reputación con la creencia de que era una prostituta, son pocas las evidencias de que realmente hubiera sido esa su ocupación. Sin embargo, si que sabemos que de ella salieron siete demonios, que probablemente tras un exorcismo abandonaron su cuerpo. Tras la muerte de Jesús, fue la encargada de ungir el cuerpo de su maestro con los perfumes que portaba en su frasco de alabastro. Parece ser que presenció la resurrección de Jesús y comunicó la noticia a los discípulos. Pero a partir de ahí, su rastro se pierde y se mezcla con la leyenda. Una de estas asegura que junto las otras marías y Lázaro partió en barco hacia la actual Francia, en concreto a la actual Saintes Maries de la Mer, a pocos kilómetros de Marsella, donde pudo pasar sus últimos años hasta que murió. Siempre se ha intentado ver un vínculo entre María Magdalena y Lázaro. Se ha hablado de que eran hermanos. Puede que nunca sepamos si realmente lo fueron, pero claramente les unía otra cosa. Ambos habían presenciado la Resurrección de la forma más cercana: María fue quien descubrió la resurrección de Jesús, y Lázaro también volvió a la vida después de muerto. Ambos conocían el secreto de la vida. 
Sin embargo, la identidad de María Magdalena está en el punto de mira de los amantes del Ocultismo a raíz de la publicación del Código da Vinci. Lo tratado en este libro se resume en breves palabras: la Magdalena era la esposa de Jesús. Esta teoría no es nueva, pues surge de la interpretación de los Evangelios Apócrifos. Para esto, Dan Brown nos muestra la similitud de la representación de Juan en la Última Cena de Leonardo da Vinci con la de una mujer. Ciertamente, son los atributos propios de Juan, un hombre joven, imberbe y de cabellos largos, por lo que siempre queda la duda de si realmente es o no una mujer. De todos modos, si no se quieren tener dudas, y ver realmente una Última Cena con la representación evidente de una mujer, no hay que irse muy lejos de Jerez para encontrarla.

En la Iglesia de la O de Sanlúcar de Barrameda, sobre el Coro de la Iglesia, un enorme lienzo es probablemente una de las más claras representaciones de esta teoría. En el centro de la composición, Jesús, con los brazos extendidos da cobijo a su discípulo Juan. Esta sería la interpretación más ortodoxa, pero seamos realistas... Ese personaje es una mujer. Un peto rojo oculta los pechos, evitando que sea tan evidente este detalle, pero que son fácilmente intuíbles. Su mano izquierda se cobija bajo la citada prenda, mientras que la derecha le sirve para apoyar la cabeza, ya que se encuentra sumida en un profundo sueño. Sus rasgos son excesivamente suaves, con rosados pómulos y gesto femenino. Su pelo se intuye casi ondulado, y cae sobre la espalda. No es este el único ejemplo artístico en el que vemos a Juan dormido, pero si uno de los pocos en los que el único rasgo masculino, su delgadez, se pierde, convirtiendo a la figura en un ejemplo de la belleza del barroco, donde las mujeres gustaban mucho más anchas. Desapareciendo este detalle, sus características y el hecho de que esté dormida o dormido nos muestran una característica de la mujer en la época, la sumisión, la muestra de debilidad. 
Es evidente que el pintor no conocía esta teoría ni casi con total seguridad era consciente de lo que estaba pintando. Tengamos en cuenta que en esta época los artistas no trabajaban por gusto, sino por encargos de comitentes o donantes, casi siempre personajes religiosos y nobles, que en su mayoría eran personas sumamente cultas. Un buen ejemplo lo tenemos en Sanlúcar de nuevo, donde se atesora el Archivo Privado más importante de Europa. Dicho esto, queda claro que al pintor se le dieron estrictas órdenes para ejecutar la obra. Otro ejemplo es San Pedro, situado a la derecha de Jesús, y que al igual que en la obra de Leonardo aparece con un gesto severo y amenazador hacia la Magdalena, que en vez de defenderse, como sería propio en una pintura de estas características si fuera un hombre, aparece dormida. Esto queda reflejado en los Evangelios Apócrifos, donde se nos muestra la envidia que Pedro profesaba hacia esta mujer.
Sin embargo, como ya he comentado, el autor debió de trabajar bajo las estrictas órdenes de alguien. Probablemente un Noble o persona muy ilustrada, conocedora casi con total seguridad del original de Leonardo. Cabe decir que fueron cientas las copias que se realizaron del fresco poco después de haberlo acabado da Vinci, muchas de ellas realizadas por artistas a los que el Maestro había encargado que realizaran grabados mostrando su Pintura, por lo que la expansión de la obra fue enorme. Sin embargo, podrían haber sido varias las personas tras el encargo del ejemplo sanluqueño, probablemente personajes que profesaban una tradición que llevaba tiempo instaurada en la zona y eran seguidores de alguna creencia donde esta mujer cobraba un importante papel. No me atrevería a nombrar sus nombres, pues aun queda mucho por investigar, pero sí situaré a otro conocedor de la vida de María Magdalena. Es un poco anterior al cuadro mencionado, pero valga el ejemplo para ilustrar la posible continuidad de estas ideas en la historia de la ciudad.
Comencemos por señalar los atributos más característicos de María Magdalena: El Frasco o Vasija de ungüentos y el Libro. Estos inconfundibles elementos están representados en la mayoría de obras que la retratan, y de nuevo aparecen en Sanlúcar, en un contexto un tanto diferente. En la Capilla de la Trinidad, junto a la Plaza de San Roque, existe una lápida de piedra oscura que representa a un noble caballero: Alonso Fernández de Lugo. Dicha lápida lo representa a él, vestido con una túnica y con un interesante sombrero que ahora comentaré.
  Alonso Fernández se encuentra rodeado de cuatro figuras. En sus pies, dos leones y junto a su cabeza dos ángeles que portan sendos atributos. El derecho lleva un libro abierto. El izquierdo, una vasija o jarrón. De el jarrón ya hemos comentado que representa el frasco que contenía los perfumes y sustancias para ungir a Jesús. Aparece representado en la Última Cena Sanluqueña. Observese como Jesús señala un frasco con su mano derecha, que se encuentra en la mesa, y este es idéntico al modo más tradicional de representarlo en la pintura de la época. 
En cuanto al Libro, muy a menudo se ha mostrado a la magdalena leyendo, lo que se denomina en italiano Maddalena Leggente. Saber de qué trataba este libro sigue  siendo una incógnita. Algunos han hablado de que se trata del Evangelio de María Magdalena. De todos modos, quien o quienes estuvieran detrás de las representaciones de la Magdalena, sabían que era realmente el Libro. Y la prueba la encontramos de nuevo en la tumba del Noble, concretamente en su sombrero. 
La forma del ala del sombrero deriva del Infinito. La composición y los Leones a los pies son más pistas añadidas al sepulcro. Definitivamente, Alonso Fernández de Lugo sabía qué era el Libro de María Magdalena, y lo demostró con creces en su Lápida


















jueves, 21 de julio de 2016

Problemas en Santiago y otros hechos previsibles

Recientemente he leído en La Voz del Sur este artículo sobre la Iglesia de Santiago a partir de la conferencia que Emilio Yanes ofreció con motivo de la reapertura. A partir del artículo haré una pequeña reflexión.
"No había tradición gótica. El Gótico se importó sin más, y solo importamos la imagen, la moda, no las calidades" Ciertamente es así. Nuestros maestros de Obras no pueden compararse con los de las Grandes Obras del Gótico, pero aún así, fueron capaces de construir estructuras agradables y armoniosamente edificadas, no así estructuralmente. El Caso de Santiago es evidente. Ha sufrido problemas arquitectónicos en toda su Historia. Pocos son los pilares que se hayan conservado de la edificación original sin haber sido intervenidos. Las bóvedas también han caído. El causante de estos males no es otro que el agua. Bajo el Templo hay aguas subterráneas, vacíos, recalces y enterramientos. Este fluído en contacto con la piedra de la Sierra de San Cristóbal hace que esta se desmenuce y quiebre, provocando inestabilidad. Podríamos pensar que el problema radica en la ubicación del templo. Siempre se ha venido afirmando que se encuentra construido sobre una antigua ermita, la de La Paz. Es lógico pensar que se construyera la iglesia sobre esta antigua edificación para aprovechar la estructura ya existente. Ese suele ser el motivo para explicar la mala situación de Santiago. Pero que nadie se sorprenda. Santiago está en el lugar propicio, y el motivo no es el aprovechamiento de los muros de la ermita.
Corriente de aguas subterráneas en Chartres
Santiago es el Templo jerezano con el estilo gótico más puro. Su interior ha conservado la simplicidad en sus trazas y la ausencia de decoración, que la convierte en un lugar sobrio. Para encontrar una respuesta a la ubicación hemos de ver a las más importantes catedrales de este estilo, y sabremos que en todas hay corrientes de aguas subterráneas. En la imagen de la derecha vemos las corrientes bajo la Catedral de Chartres, en Francia. Y no hay que irse tampoco mucho más lejos. San Miguel también está construida sobre corrientes subterráneas, y lo puede confirmar cualquier persona que viva en los alrededores de la Iglesia, que seguro que en la plantas bajas de su casa sufre humedades en los muros. Y he aquí la primera pregunta... ¿Por qué están construidas las iglesias sobre aguas subterráneas, en un suelo tan inestable? Esto se debe a que al igual que los dólmenes, estas estructuras están orientadas conforme a canales energéticos invisibles, pero sí palpables para los animales e instrumentos que permiten su medición, conformados por cursos de agua. Estas corrientes, llamadas Telúricas, fueron respetadas para la construcción de edificios hasta bien entrado el siglo XVIII, cuando la construcción de una iglesia era algo que se debía estudiar en profundidad, pues cometer un error en la edificación de algo tan importante era castigado. Sin embargo, en una época en la que las iglesias parecen naves industriales, únicamente hechas para albergar a la mayor cantidad de gente posible, estas leyes y cálculos se han olvidado. Las Iglesias no miran ya al Oriente, la orientación se ha perdido, y para colmo la misa se realiza mirando al Occidente, lugar de la decadencia por ser donde se pone el sol. Recordemos que  el sincretismo de Júpiter - Sol no es otro que Cristo. El ocaso simboliza la muerte de cristo, cuando el sol desaparece de nuestra vista, mientras que el amanecer es el nacimiento, la aparición del Salvador en la Tierra. La ley de Spectare ad Orientem desapareció junto con la Misa Tridentina. Y surge la segunda pregunta... Si todas estas iglesias están construidas sobre aguas subterráneas y no se caen ni tienen problemas estructurales, ¿Por qué Santiago sí?
El problema de Santiago no radica en el suelo. Está en que el arquitecto quiso cumplir todos los parámetros del Gótico desde el principio de la construcción del Templo y luego no supo actuar como debía, de ahí la "asimetría" que caracteriza a esta construcción, donde por ejemplo, un muro carga una cantidad determinada de peso, y otro que debiera cargar lo mismo, no lo hace, recayendo el doble se peso en un muro o pilar. La ineptitud del Arquitecto era palpable en su época, el Cimborrio de la Catedral de Sevilla, levantado por él, se desmoronó y tuvo que reconstruirse bajo la dirección de Juan Gil de Hontañón. El citado arquitecto, Alonso Rodríguez, fue destituido de su cargo, pues no era un buen arquitecto. Pero sirva esta pequeña reflexión para ver su obra en Jerez con otros ojos: Él sabía que tenía que hacer para construir un templo gótico, pero no sabía como hacerlo.

domingo, 17 de julio de 2016

El Jerez de los Masones II

2. LA CASA DE FERMIN ARANDA

Como ya dije anteriormente, nada se sabe sobre la misteriosa Calle Compás, pero es probable que su cambio de nombre tuviera mucho que ver con la Masoneria. No es raro que en casi todas las ciudades haya Paseos o Avenidas de las Acacias, muchos de ellos por Iniciativa Masónica, otros tantos por no ser menos que sus ciudades vecinas y tener una calle con ese atractivo nombre. En Jerez se da el segundo Caso.
Pero si queremos ir a lo seguro, a algo que realmente sea masónico y no queden incertidumbres, la Casa de Fermin Aranda es la clave.
Enclavada en la esquina de la Calle Granados (Fruto Masónico por excelencia, estudiado en el primer grado, y que para algunos simboliza la Armonía) con la Plaza de las Angustias. En este caserón burgués, que se sale de la estructura general jerezana por ser de una sola planta, destacan las decoraciones en los plintos de los abundantes vanos de la construcción. Dentro de cada uno, un azulejo blanco pintado con cobalto nos muestra una imagen diferente, donde se alternan las propiedades, casas y fincas del famoso cirujano Aranda junto con unos misteriosos símbolos que durante el franquismo fueron encalados. A pesar de figurar en diferentes publicaciones, donde se cita su contenido masónico, pocas personas se han atrevido a leer sus significados y ponerlos en común, para así saber que historia guardan. Sin embargo, a fecha de hoy es imposible saber si realmente Fermín Aranda formó parte de la Masonería. Hay quien afirma que tuvo relación con ella gracias a la amistad que le unía con personajes como Manuel Moreno Mendoza, famoso político con probada pertenencia a la sociedad. Puesto que no tenemos más datos, diremos con seguridad que era un gran conocedor de su simbología, y que la vio apropiada para decorar su casa con alegorías que ahora analizaremos.


El Caballero y el Dintel de la Puerta
La entrada de la logia debe ser Oblicua, nunca recta. Esta ley proveniente de la masonería inglesa, nos indica la necesidad de construir la entrada a la logia mediante un arco. Este detalle fue seguido por Fermin Aranda, quien no solo dotó a su casa de un arco, sino que también decoró el plinto con un interesante azulejo a la cuerda seca, con reflejos de cobre. En la cartela central vemos el rostro de un caballero, armado con un yelmo. Existe en la masonería un grado denominado Caballero del Arco Real, dentro del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. aunque no sabemos si Fermín Aranda ocupó este grado en algún momento de su vida, o si se trata de un detalle fortuito o sarcástico, pues se sabe del gran humor de Aranda, quien pudo hacer creer ocupaba este rango en la sociedad. De todos modos, el empleo del arco no parece ser casual.

Alegoría de la Medicina
Un cáliz y una serpiente. Un cayado y una rama de laurel. Esto no es masonería, es una clara alusión a las tradiciones clásicas. La Copa de Higía, una referencia a la Farmacia. El Cayado, usado por Esculapio, representa a la Medicina. La hoja de laurel tiene un significado conocido: El Triunfo. Fermín Aranda lo alcanzó, pero no lo muestra de forma vanidosa, sino con la humildad propia de una persona de su nivel intelectual., mediante una rama pequeña rama. Tras estos elementos vemos un triángulo equilátero. Este elemento tiene un significado muy abundante. Desde la perfección hasta una representación de la Divinidad. Puede que la que más se acerque al posible significado que quiso aportar fuera la que nos dice que representa el Pensamiento, las Palabras y las Obras del iniciado masónico. Sus palabras y Pensamientos (Artículos y Conferencias sobre medicina) así como sus obras (las importantes operaciones que realizó) fueron destacadas.

Alegoría del Trabajo en el Campo
En el anterior azulejo sólo había un elemento claramente masónico. En este, ninguno. De todos modos, existe la presencia del Trigo y las Uvas, productos obtenidos del trabajo del campo, así como el rastrillo y la Hoz. Poco más diremos sobre esta alegoría, pues Fermín Aranda no incluyó aquí ningún símbolo más, tan sólo que en sus fincas estuvieron presentes el cultivo de estos alimentos, a su vez representados en el Plinto con la imagen de su Finca "La Blanquita". 



Alegoría de la República
He aquí el más esclarecedor de los azulejos. Una Escuadra con plomada, herramienta de origen egipcio, usado como nivel, sostiene una balanza, y sobre ella, un gorro frigio. El nivel es un símbolo que representa la Igualdad, pues elimina las desigualdades arbitrarias. La balanza es una representación de la Justicia y de la equidad. El Gorro Frigio es el emblema de la República. Mediante estos elementos, Fermín Aranda nos muestra a la República como ejemplo de Igualdad y Justicia, valores que Él representó como Diputado del Partido Republicano Liberal.



La Alegoría Incógnita
Desgraciadamente, no disponemos de los suficientes datos para abordar la interpretación de este último elemento. Un Yelmo timbrado con una mujer alada (Una representación de la Victoria ¿?) corona dos cartelas en forma de cuadrado, apoyadas sobre otro nivel egipcio. En la Izquierda, una flor. No sabemos exactamente de qué especie se trata, pero son varias las flores con significado masónico. El Cardo, y La Rosa son buenos ejemplos. Si tuviera que decantarme, probablemente diría que se trata de un Cardo, por la forma que le ha otorgado el autor del azulejo a las hojas. Sin embargo, podría tratarse de una rosa, sabemos que una de las propiedades de Fermín era La Rosa Celeste. En cuanto a la segunda cartela, parecen ser un Compás de Puntas curvas y una Regla. La regla suele representar la rectitud, y permite al aprendiz masón a realizar rectamente su labor, mientras que el significado del compás es mucho más complejo. Podríamos ver a estos dos objetos como la unión entre lo Divino y Celeste, representado mediante el círculo, con lo Humano y Terrestre representado con el plano formado por la Regla.

Conclusión

Estos azulejos representan la vida de Fermín Aranda, mediante alegorías que ilustran a la Medicina, el Trabajo en el Campo y la República. A lo largo de su vida, estas tres fueron sus dedicaciones principales. Fue un reputado cirujano, de los más famosos en España, por haber realizado operaciones a corazón abierto en una época donde la Medicina distaba mucho de lo que es hoy en día. Tuvo en propiedad numerosas fincas, algunas las hemos nombrado anteriormente, por lo tanto estuvo en contacto con el campo y fue defensor de los derechos de los trabajadores del mismo, aún habiendo tenido algún accidente con la clase trabajadora. La República fue la valedora de estos derechos, que representó como Diputado en las Cortes de Madrid en 1931. El último azulejo podría ser su escudo personal, o el de sus propiedades, por no decir el de algún tipo de Sociedad de carácter masónico o de una Logia. A falta de más datos, sigue siendo imposible saber si el Ilustre jerezano perteneció verdaderamente a la Masonería o si sólo hizo uso de ella para la elaboración de sus alegorías. Sirva esta entrada, al menos, para poder contemplar de una forma diferente la fachada de su casa, y aproximarse, aunque sea un poco, a su mente.











sábado, 16 de julio de 2016

El Jerez de los Masones I

Mimbros de una logia masónica en la provincia de Cádiz
Sociedad Secreta para muchos, Secta para otros tantos y Herencia templaria para unos pocos, la Masonería es a día de hoy probablemente una de las sociedades en activo más antiguas. Desde la construcción del Templo de Salomón hasta la Revolución Francesa, pasando por los Canteros y constructores de Catedrales, las raíces de la masonería se pierden en la historia. Sin embargo, no siempre ha funcionado de forma constante. Diferentes intermitencias han hecho que sus trabajos se paralizasen, y en ocasiones, muy probablemente desaparecieran por completo. A pesar de esto, la masonería actual no aparece hasta la reunión que tuvo lugar en 1717 en El Ganso y la Parrilla, un concurrido bar de la capital Británica. A partir de esta fecha, y habiéndose constituido la Gran Logia de Inglaterra, la Masonería no hizo más que crecer, llegando hasta todas las partes del mundo, y Cádiz puede presumir de haber tenido presencia masónica desde una fecha tan temprana como 1726. Pronto aparecerán en la Capital Gaditana diferentes grupos masónicos, usando diferentes ritos, entre ellos el de Memphis Misraim y el Escocés Antiguo y Aceptado. No sólo serán Logias las constituidas, sino también grupos mucho más reducidos donde acaudalados burgueses de todas las partes de España se reunirán y debatirán nuevas propuestas para el gobierno de la nación. Es por ello que generalmente se afirma que la Constitución de Cádiz de 1812 es un buen ejemplo de la presencia de Masones. Entre estas reducidas sociedades se encontraban los Anilleros, quienes se reconocían entre ellos por una sortija en forma de Ouroboros, es decir, la serpiente que se muerde la cola (Serpens qui caudam devorat). Parece ser que terminaron por hundirse tras el intento de golpe de estado de la fuerza realista.
En Jerez la Logia más importante que se fundó fue la Logia Capitular de los Caballeros del Guadalete que desde 1891 hasta los últimos años del siglo XIX, estuvo en funcionamiento. Esta Logia tuvo una vida corta, pero no fue asi para los masones, pues un reguero de miembros de esta sociedad han dejado pruebas de su existencia en Jerez. De una forma u otra, la tradición de los Masones ha penetrado en nuestra cultura, no sólo a modo de leyes o reformas constitucionales, sino también en nuestras ciudades, como nombres de Calles o de decoraciones presentes en edificios. Probablemente sea la Masonería la que impulsara en Jerez el cambio de nombre de una calle por el de Compás, que junto con la Escuadra conforman el emblema más conocido de esta Sociedad. Ninguna explicación se conoce a este cambio, pero no es la única que adoptó un nombre simbólico. Otro ejemplos son Porvenir y Progreso.
Sin embargo, una Dictadura y la construcción de nuevos edificios han hecho que en la actualidad cualquier rastro significativo de la Masonería en Jerez haya desaparecido, o bien fuera ocultado de la vista de todos, como más adelante veremos. La próxima incursión la realizaremos en la Casa del Reputado médico Fermín Aranda, en la esquina de la Calle Granados con la Plaza de las Angustias. A pesar de todas las incógnitas que rodean al insigne cirujano, pretendo hacer ver el vínculo que unía a Aranda con la Masonería, asunto al que varias personas se han aproximado sin aportar datos firmes, a la que en caso de no haber pertenecido se debía sentir muy ligado, pues los azulejos de su casa muestran un profundo conocimiento de esta sociedad. El estudio de la fachada nos proporcionará nuevos datos. Pronto será publicada.

jueves, 14 de julio de 2016

Los Malos en el Arte II

Después de haber comentado a los personajes de la fachada lateral de San Miguel, quiero pasar como dije a los claustros de Santo Domingo, donde en las ménsulas que sirven de apeo para las nervaduras de las bóvedas se encuentran otros personajes maléficos, alteradas entre decoración de Cardinas. A pesar de haberse terminado entorno al 1600, la estructura de este sigue siendo claramente gótica, no solo por sus arcos, sino  también por sus bóvedas y ménsulas, que presentan imágenes propias de los bestiarios medievales. 

La primera muestra a un personaje humano, con grandes ojos, que con una mano está sustentando el arranque de los nervios, y con la otra se aferra al pie de otro humano, que esta vez representado en un complicado escorzo del que solo vemos otro pierna.  Junto a la pierna citada vemos como asoma una clásica representación del demonio, con rostro fantástico, y colmillos enormes, dejando entrever la boca. Una sonrisa siempre suele estar presente en este tipo de imágenes, salvo cuando se les representa durante la batalla de los ángeles, momento que implica que el artista muestre la grandeza de San Miguel y de Dios, Príncipe de los ángeles, vencedor sobre el Demonio. En cuanto a sus filosos dientes, El Fisiólogo trata acerca del Pez Sierra, del que dice que es capaz de atraer a sus presas con el aliento, para devorarlas con sus dientes.
Pasemos ahora a otra ménsula, esta vez más oscura, a la par que común dentro de este tipo de obras de gótico.
Aquí vemos a una mujer, en una posición provocada por el estiramiento que de ella hacen dos perros. En este caso, los cánidos suelen querer representar a la Envidia, y aquí están castigando a una mujer, probablemente a una pecadora, castigada por sus vicios. Quiero terminar señalando una frase, de nuevo presente dentro de la Hypnerotomachia Poliphili, donde Colonna cita un lema griego, que viene completamente al caso: ΘΕΟΝ ΛΥΚΟΣ ΔΥΣΑΛΓΗΤΟΣ, lo que en español significa El Lobo o Perro de los Dioses es Insensible.

martes, 12 de julio de 2016

Los Malos en el Arte I


Antonio Aguayo, en un interesante artículo del año 1998 (1) muestra la comparación entre algunos emblemas de la Iconología de Cesare Ripa con los actuales sayones de la Hermandad de los Judios de S. Mateo. El resultado es curioso, al ver como algunos atributos de estos "malvados" personajes, tales como la bizquera, son representados en el famoso libro de emblemas, mostrando como los modelos del perusino Ripa han continuado hasta la actualidad.
Sin embargo, el motivo principal de esta entrada es la de aportar otros ejemplos a este hecho, comparando algunas imágenes con sus posibles descripciones. Para ello, visitaremos dos edificios ya citados en este blog: San Miguel y Los Claustros de Santo Domingo.

Diablos y Condenados
Comenzaremos en San Miguel, en la portada del lado Epístola, un ejemplo claro del Gótico Jerezano, donde es habitual ver claras similitudes con la Catedral de Sevilla, respondiendo siempre al mismo patrón: Un arco Apuntado, enmarcado por otro de tipo Conopial y estos flanqueados por dos contrafuertes terminados en pináculos. Para encontrar a personajes malvados en esta portada tenemos que mirar en el contrafuerte izquierdo, y en la altura veremos unas cabezas que parecen asomar del infierno. La primera, comenzando por la izquierda, es el demonio, o uno de sus secuaces, enseñando la lengua, a la par que ríe. Como curiosidad, la misma imagen se repite en el Retablo mayor, donde uno de los demonios más acercados a la predela hace el mismo gesto.

Podríamos tomar esta imagen como una representación de la Injuria, tal y como la recoge Ripa:

   "Mujer joven y de terrible aspecto que ha de tener los ojos inflamados yendo vestida de rojo y con la lengua fuera de la boca"
Gárgola en San Miguel.

Junto a este personaje vemos lo que parece ser un animal, pero que al estar de espaldas resulta complicado de identificar. A su lado vemos a una figura enigmática. Con mucha seguridad se trate del Condenado. Dada la erosión de la piedra, es difícil concluir que herejía se le atribuye a este, pero muy probablemente porte en su cabeza un Sambenito, el famoso sombrero que tenían que llevar los condenados por el Santo Oficio. Otra opción sería que representara a un mago, o algún personaje condenado por brujería. A la derecha de este último encontramos otra figura, de nuevo diabólica. Parece estar agazapado y de él sólo ha quedado en buen estado una garra que se asienta sobre el arranque del pináculo.
Tras este último demonio comienza de nuevo un friso de cardinas, por lo que acaba aquí la representación del mal. Aún así, sobre esta portada encontramos una interesante gárgola que representa a un ser alado de carácter demoníaco.
Pronto hablaremos de los siguientes condenados

1 - AGUAYO COBO, Antonio y CORRAL FERNÁNDEZ, Maria Dolores; La Pervivencia de la Iconología en el arte religioso actual: Los "Judios" de San Mateo, Revista Historia de Jerez. 1998

lunes, 11 de julio de 2016

Alquimia en Jerez

He querido dedicar un pequeño apartado de este Blog para mencionar algunos libros y artículos que de un modo u otro hacen referencia a la ingente cantidad de simbología presente en Jerez. Y como no puede ser de otra manera, he querido dedicar la primera de estas entradas al que me inspiró para escribir este blog. Se trata de un texto innovador, pues es de los pocos libros que se han atrevido a continuar el camino iniciado por Fulcanelli con Su Misterio de las Catedrales y Las Moradas Filosofales. Alquimia en Jerez, de Saulo Ruíz Moreno, es una guía que repasa la simbología de caracter Alquímico en esta Ciudad. Se trata de un libro complejo, difícil de leer, pero no quiero que por esto no se le preste atención. Para leerlo sólo hace falta paciencia, pues seguramente será necesaria una segunda lectura para comprenderlo a fondo. Todos aquellos que están familiarizados con los textos herméticos saben de que hablo. En él, Saulo hace un completo recorrido por edificios de tres periodos distintos: el Gótico. el Renacimiento y el Barroco, buscando ejemplos del lenguaje de los filósofos, y dándoles una novedosa explicación, alejada de las típicas interpretaciones que no suelen salirse de los tres textos fundamentales de la Iconología: Los Emblemas de Alciato, La Iconología de Ripa y los Jeroglíficos de Horapolo. No quiero por esto menospreciar ni a los libros ni a los autores, pero es más que necesario para comprender la mentalidad de los constructores de estas épocas el reflejar en los trabajos la variedad de fuentes que en estas épocas se usaban, donde tenían cabida ideas Cristianas, Paganas, y por supuesto, Herméticas.
Este ideal se refleja en las obras de Saulo, donde aparecen desde la sabiduría de los primeros habitantes de esta zona hasta las enigmáticas decoraciones ideadas por los Alarifes de los siglos XVI, XVII y XVIII, sin olvidar a Aníbal González, quien con su Gallo Azul no hizo sino reforzar la idea de adepto que de él se tiene cada vez más hoy en día.

domingo, 10 de julio de 2016

Buscando a Polífilo

Basta una palabra para describir este libro: Misterio. La Hypnerotomachia Poliphili lo es. Se ha querido ver como una enciclopedia, y en cierto modo tiene esa función. Aglutina todos los conocimientos del renacimiento sobre el mundo clásico y los alterna con viajes a ruinas antiguas, visitas a jardines alegóricos y encuentros con ninfas, reinas y sacerdotisas vestales, a la par que busca a su querida Polia, ¿acaso una velada referencia a la Sabiduría? Es esta una de las muchas teorías formuladas entorno a este libro, la que habla de un personaje que recorre un mundo soñado para los filósofos renacentistas, lleno de mitología, simbolismo, emblemas y jeroglíficos que emulan a los antiguos egipcios, y que finalmente encuentra a su amada, la Sabiduría, con la que contrae matrimonio en lo que parece ser una ceremonia del Culto romano a Isis, dentro de las religiones mistéricas, pero que también recuerda al Mitraismo, con la presencia de antorchas como las que Cautes y Cautópates llevan acompañando al Mithra Tauróctonos, en el altar.
En cierto modo es curioso como emplea los mismos recursos literarios que los romanos y griegos. La sabiduría revelada mediante un sueño se repite continuamente en esta literatura. Podemos afirmar que Colonna (Si realmente se llamaba así su autor) leyó las traducciones que comenzaron a aparecer entorno a la figura de Ficino y sus seguidores en la Florencia del Quatroccento de los Textos de Hermes Trismegisto, y el famoso Sueño de Escipión, de Cicerón. Ambos tienen en común que comienzan con un sueño. Igual que la Hypnerotomachia.
A pesar de ser un fracaso editorial para la imprenta de Aldo Manuzio (Excesivo gasto en papel, tipografías latinas y una enorme cantidad de xilografías) fue enorme el resurgimiento que tuvo unos siglos después de su impresión. Miles de nobles europeos que comenzaban a formar sus bibliotecas bajo las primeras muestras del Rosacrucismo y de las Tradiciones del Esoterismo Occidental demandaban copias del incunable aldino. El Hijo del propio Aldo también realizo una edición de este texto en 1545. Miles de arquitectos en toda Europa se inspiraban en el enigmático texto para crear jardines, edificios y decoraciones ateniendo a los modelos recogidos por el autor. Jerez y sus alrededores no se quedaron atrás.
Directa o Indirectamente algunos elementos presentes en este libro se encuentran en Jerez. Sólo hay que ser observador y estar familiarizado con el incunable para encontrarlos.

Comenzaremos en el Cabildo Viejo. Obra maestra del renacimiento Jerezano. Su extensa decoración a base de Candelieri ya ha sido analizada por algunos autores, sin añadir ninguna referencia al texto de Francesco Colonna. He aquí un pequeño detalle de la fachada y su correspondiente lugar en la Hypnerotomachia:





















Estos dos Faunos son una clara muestra. Sin embargo, no podemos afirmar con total certeza que el tracista del edificio tuviera como referencia el grabado del libro.

Pasemos ahora a otro elemento: El Bucráneo. Este craneo de Buey es recurrente en la decoración de frisos clásicos, alternados en las metopas. Sin embargo, no es hasta la publicación de la Hypnerotomachia cuando comienzan a aparecer de forma habitual en la arquitectura del renacimiento, y en Jerez lo podemos encontrar en dos edificios de este periodo.

 El primer bucráneo pertenece a la fachada de San Juan de los Caballeros, realizada por Alonso de Vandelvira. Existe un segundo bucráneo en Jerez, esta vez en la Cartuja. Este otro se encuentra aislado, sin una pareja como los de San Juan, por lo que su significado es único. Sólo hace referencia a los frutos del trabajo Ex Labore Fructus, muy probablemente aludiendo al fundador de la Cartuja, Alvaro Obertos de Valeto.

Para seguir encontrando referencias tenemos que ir a Sevilla. Allí, dentro del actualmente mermado programa iconológico renacentista ideado por Benvenuto Tortello dentro de los Jardines de la Casa Pilatos se encuentra una gruta-fuente donde vemos a una mujer dormida, probablemente Venus o una Ninfa. Estas ninfas dormidas eran las protectoras de las Fuentes, y así aparecen en un grabado de la Hypnerotomachia. Aunque no sabemos si la ninfa de la Casa Pilatos también estaba equipada con el mecanismo descrito en el libro, Colonna indica que de uno de sus pechos brotaba agua fría y de otro, agua caliente.
Este detalle aparece en la Fuga de Atalanta, de Michael Maier, donde en su Emblema cuarenta nos describe una fuente de la que brotan dos chorros: uno frío y otro caliente. Da el nombre de "Fuente de la Virgen" a esta estructura. De nuevo una alusión a la virgen representada en Pilatos.

Quiero terminar esta entrada dejando la puerta abierta a nuevos elementos basados en este libro, y con un cuadro de Lucas Cranach: La Ninfa de la Fuente, pintura en la que una enigmática mujer delicadamente nos dice: Fontis nympha sacri somnum, ne rumpe quiesco. Yo, Ninfa sagrada de esta fuente. No interrumpas mi Sueño.


La Esfinge

La Sirena del Museo
 Arqueológico
A principios del año 2015 me topé en la Sala Julián Cuadra del Museo Arqueológico de Jerez con una escultura muy interesante. Se trataba de una mujer, envuelta en un paño, del que asomaban dos enormes garras de pájaro. Tenía recogido el pelo al gusto barroco y tenía la mirada perdida, elevándola al cielo. Formaba parte de la exposición Sirenas, Toros y Esfinges, que ha estado recorriendo diversos museos de España durante estos últimos años, y donde estaba catalogada como una Sirena. Tuve que esperar para saber más sobre la enigmática escultura, y finalmente no ha sido hasta enero de este año cuando dentro de la actividad La Pieza del Mes, del Museo Arqueológico, José Manuel Moreno Arana ha escrito sobre esta, aportando los pocos datos que de ella se tienen, y relacionándola con la Obra de Camacho de Mendoza.
En su artículo versa sobre la posibilidad de que fuera una cariátide, que hubiera formado parte de la decoración, seguramente interior, de un edificio desconocido hasta la fecha, situado en los alrededores de la plaza del Banco
Dicho esto, quiero mostar esta pieza exponiendo un elemento arquitectónico similar, también presente en Jerez, y de nuevo con representación mitológica, aunque perteneciente a un conjunto muy poco conocido. Sirva esto para contemplar la posibilidad de que la sirena tuviera esta misma utilidad.

Se trata del arranque del pasamanos de la escalera principal del antiguo convento de la Merced. Este elemento representa a un animal alado, con garras de león y cabeza humana. La figura aparece en diversos artículos y libros (1) catalogada como un Fauno, o incluso un Grifo. Nada más lejos de la realidad.

Si tomamos el Libro de la Iconología, de Cesar Ripa y buscamos información sobre La Esfinge, encontraremos esta descripción.


   "La Esfinge, según nos dice Eliano, tiene el rostro y los pechos de una joven, siendo el resto de su cuerpo semejante al del león, añadiendo Ausonio Galo que tiene dos grandes alas a la Espalda. […]"


Sin embargo, hemos de ver que esta descripción no termina de concordar con la escultura citada, pues pertenece a un hombre la cabeza del ser alado. Curiosamente existe en Jerez una segunda Esfinge, poco conocida, pero también con atributos masculinos como es la barba. Se encuentra en la bóveda del Crucero de la Iglesia de San Miguel. Allí vemos entre cardinas y vegetación esquemática a un personaje con cuerpo de león, alas y cabeza masculina, cubierta por una especie de sombrero. 
La escalera de la Merced
Dicho esto, es interesante ver la presencia de dos representaciones de este ser mitológico en una misma ciudad, uno bastante posterior al otro. Podríamos pensar que la escalera del Convento de la Merced podría haberse influenciado de este medallón de la bóveda, pero esto se desmonta al ver que la escalera fue traída de Italia por piezas y montada aquí. De todos modos, aún queda pendiente comentar su extenso significado, del destacaremos el de ser guardiana de los saberes ocultos. La escalera de la Merced Siguiendo con la esfinge, concluiremos diciendo que se trata de una Androesfinge, es decir, una variante de la que los egipcios llamaban Hor-em-ajet, Horus está en el Ajet en español, por lo que era una representación del Sol, justo en el punto del Horizonte, lugar donde se divide el cielo entre nocturno y Diurno. Dicho esto sigue quedando otro enigma. ¿Que clase de saberes quería proteger Fray Fernando de Sierra, Vicario General de Indias, persona que corrió con los gastos de esta obra y la ampliación del claustro? ¿Que pretendía al ubicarla en un lugar tan importante de su convento? Puede que nunca lo sepamos.

1. - SÁNCHEZ VILLANUEVA, Juan Luis; Monumentos con Arte, Jerez. IES Santa Isabel de Hungría, 2011, Aparece mencionado como un Fauno


     -  RODRÍGUEZ DOBLAS, Maria Dolores; El Antiguo Convento de la Merced. Centro de Profesores de Jerez, 1990, Aparece citado como un Grifo


viernes, 8 de julio de 2016

Las ruta de los Pentáculos

Recientemente publiqué en este blog un artículo en el que trataba la simbología de una bóveda de la Iglesia de San Miguel. Ahora quiero centrarme exclusivamente en uno de los símbolos que en ella aparecen: El pentáculo.
Esta estrella de cinco puntas es probablemente uno de los elementos con más significados asociados. Philipe Galle la sitúa en una de sus estampas dentro de su alegoría de la Verdad, como uno de los atributos que acompañan a la representación más tradicional de esta. Sin embargo podemos remontarnos hasta la tradición Pitagórica y seguir hallando diferentes significados. El Poder, la Vida y la Invulnerabilidad que según ellos confería la convirtió en uno de los más famosos amuletos de la Historia. Sus cinco puntas fueron dibujadas junto con las cinco letras de la Palabra latina "Salus", convirtiéndose en un emblema de la Salud, tal y como lo recogen Pierio Valeriano y Vincenzo Cartari en sus textos. Este significado también viene recogido en los Tres Libros de la Filosofía oculta, de Cornelio Agripa:

   "la virtud de estos caracteres proviene del poder revelador, del que son signos latentes, inspiradores de la armonía de una divinidad, o parecidos a compromisos o alianzas efectuados entre nosotros y ellos. De esa clase de caracteres son el signo revelado a Constantino, con la inscripción latina IN HOC SIGNO VINCES, y otro revelado a Antíoco, de sobrenombre Sotér, con figura pentagonal que declara salud, pues la figura de este pentágono índica en letras u y i e i a , es decir, salud. Estos dos reyes, llenos de confianza y por la virtud de estos signos, lograron insigne victoria sobre sus enemigos […]"

En la ilustración de la derecha vemos el Pentáculo representado en un anillo, acompañado de las Palabras Salus y Uieia, el mismo término en griego. 
Sin embargo, aún hoy en día se produce cierta confusión con esta figura, ya que algunos tienden a llamarla Sello de Salomón mientras que otros defienden que este no es sino la estrella de David, es decir, la Estrella de Seis puntas, o Hexagrama. Andrés Vázquez Mariscal en su libro Las claves ocultas de la Biblioteca del Escorial nos expone este problema:

   "Salomón controlaba a los demonios mediante una anillo sobre el que estaba grabada una figura compuesta por dos triángulos equiláteros, superpuestos y entrelazadados, conteniendo en tetragrama, el nombre secreto de Dios. Este símbolo, el Sigillum Salomonis, o sello de Salomón, que os musulmanes conocen por el nombre de khatam Suleimán y los judíos por Jatam Shlmó, tenía la misión principal de proteger de los peligros Junto con las estrella de 5 puntas, o pentagrama, que es de origen mucho más antiguo, el hexagrama representa el desarrollo de las matemáticas y la geometría[…] El hexagrama y el pentagrama se convirtieron en expresión de lo divino y su reflejo en la creación, así como de la conexión entre el cielo y la tierra, el macrocosmos y el microcosmos, el espíritu y la materia. Hay cierta confusión en torno a sus orígenes, nombre y asociaciones. En Europa, al pentagrama se lo conoce normalmente como sello de Salomón, mientras que al hexagrama se le llama estrella de David. sin embargo, hay evidencias de una evolución gradual del hexagrama, de símbolo cosmológico romano a símbolo religioso y mágico. La investigación parece probar que ambos motivos fueron utilizados por religiones diferentes[…] En España, hasta el s. XIII los judíos conocían el hexagrama con el nombre de Sello del rey Salomón. Del s. XIII al XV, se utilizaron ambos nombres indistintamente y sólo después, se impuso en las comunidades askenazies el término estrella de David, mientras que el sello de Salomón, quedó identificado con el pentagrama[…]" 
Sirvan estas referencias y datos para ver de forma clara la gigantesca cantidad de significados que toma este símbolo. Esta  es la "Ruta de los Pentáculos" dentro de Jerez y los Alrededores:

Pentáculo en San Miguel1. El Pentáculo de San Miguel.
Oculto en el lado de la Epístola, en la bóveda del transepto. Guarda en su interior una flor de cinco pétalos. En nuestro trabajo "Las bóvedas de San Miguel" exponemos una teoría que aporta un motivo para la ubicación de este símbolo en la Iglesia.






2. Pentáculo en los Claustros de Santo Domingo.
En las claves de las bóvedas de las Crujías del Claustro vemos diferentes símbolos, entre ellos cruces Dominicas Escudos y Estrellas. A falta de un estudio mayor, pensamos que en un principio la Iconografía del Monasterio tenía por objeto la creación de una Psicomachia, con la Incorporación de imagenes de almas condenadas y alusiones divinas. Está en mis planes el escribir un artículo acerca de este claustro proximamente.

Pentáculo en Arcos3. Pentáculos en la Capilla de la Misericordia, Arcos de la Frontera.
Esta vez no se trata de un elemento aislado. Este pentáculo se encuentra en linea con otro, formando una pareja, junto con otros florones y elementos que recuerdan por su forma al Sol. Así mismo existe también la representación del IHS, que dependiendo de su origen puede ser el Nombre de Jesus, o de nuevo el In Hoc Signo vinces, de Constantino, también representado por la estrella. Todos estos elementos se encuentran como siempre en medallones en los cruzamientos de los nervios de la bóveda.


4. Pentáculo y Hexagrama en San Mateo
La decoración de sus bóvedas se debe al mismo autor que realizara la de San Miguel, donde se encuentra otra estrella ya citada. Existen en este caso un Pentáculo, idéntico al de San Miguel y un Hexagrama, esta vez conteniendo en su Interior una flor de Seis pétalos.

Proximamente añadiré las fotos que corresponden a los restantes.



jueves, 7 de julio de 2016

Las Bóvedas de San Miguel

Recientemente he publicado en Academia.edu un artículo sobre la simbología hermética en la Iglesia de San Miguel. Pretendía acercarme a la iconografía e iconología del Gótico de una manera diferente, usando una gran cantidad de fuentes diversas como pueden ser Tarot de Marsella, el Tarocchino de Bolonia, la Iconología de Cesare Ripa y algunos Textos Herméticos. Finalmente he dado con una gran cantidad de información, y aporto dos hipótesis diferentes para este trabajo: Una en vista a la Simbología del Tarot y otra haciendo uso de la tradición hermética. Así mismo, en el trabajo menciono ciertos datos y proporciono algunos apuntes sobre elementos pertenecientes a nuestra cultura, que de una forma sincrética forman parte de la tradición cristiana. Aquí os dejo un pequeño fragmento:

    La Simbología del Gótico es probablemente la más compleja a la que podamos enfrentarnos. La abundancia de elementos paganos, así como el común uso de fuentes que hoy nos son desconocidas hacen que la interpretación de los programas simbólicos resulte verdaderamente difícil, por lo que es necesario recurrir a fuentes dispares con el pretexto de intentar resolverlos. Este  es el caso de las bóvedas de la Iglesia de San Miguel de Jerez de la Frontera, donde vemos una de las muestras más importantes del gótico de la zona Jerezano-Portuense y un complejo programa iconológico al que algunos autores ya se han aproximado. En este trabajo, con el pretexto de acercarnos a estos símbolos aporto algunos datos novedosos, exponiendo algunas ideas sobre alquimia y simbología tradicional que de manera sincrética ha quedado en la cultura actual. 
Para ello hemos recurrido a uno de los  elementos más cargados de simbolismo que se han creado: El Tarot de Marsella. Aunque a fecha de hoy resulte imposible demostrar la presencia del Tarot en Jerez, debemos ver que este invento fue muy probablemente fruto de la importación árabe de creaciones egipcias. Dada la presencia Islámica en  España durante 781, es grande la posibilidad de que alguna baraja de un primitivo tarot hubiera llegado hasta la actual Jerez. A pesar de esto, el Tarot de Marsella no tendrá un antecedente claro hasta la aparición del Tarocchino de Bolonia (1419) y de la Imprenta, apareciendo las primeras impresiones de cartas, como el de Mantegna (1465), que más que un Tarot parece un libro de Emblemas como los realizados por Ripa o Valeriano en la Italia del Renacimiento. Podríamos decir que los datos y descubrimientos aportados por este trabajo pueden ser tomados como un Unicum ya que se trata de una bóveda aislada dentro del templo. Basta con señalar que es el único trabajo del Maestro Francisco de Ortega dentro de la iglesia, quien probablemente abandonó las obras debido a su muerte, y es este el motivo de que sea sólo la bóveda aquí analizada poseedora de simbología de este tipo
Para finalizar, decir que con mucha seguridad algunos de los elementos integrados dentro de las bóvedas de la iglesia son añadidos que pretenden disimular la falta de decoración en las claves y entrecruzamientos de nervios. Tenemos la certeza de que dos de las claves secundarias de la bóveda analizada son añadidos de la “restauración” en estilo gótico de José Esteve López, durante los últimos años del siglo XIX, a pesar de no figurar en el listado de reformas y añadidos que de su reforma se tienen.
Para ver el texto completo, pulsar aquí.