jueves, 22 de septiembre de 2016

El Salto al Cielo II

Quedan aún varios pormenores por analizar sobre este enclave, ya que en la anterior entrada dejamos pendientes algunos puntos sobre la construcción y uso de la Ermita del Salto al Cielo. 
Hace una semana formulamos una hipótesis sobre el uso de este edificio que ahora recordamos: La Ermita del Salto al Cielo, tenía entre sus funciones la de servir a modo de retiro para los monjes cartujos, no para esperar a la muerte, si no para alejarlos del bullicio del mundo, y así poder tomar decisiones cerca de la Obra de Dios. Para esto, es posible que descubrieran que la conjunción de las imágenes y sentimientos que evocaba un lugar junto con el Canto Gregoriano y en concreto el intervalo de Octava, fuera capaz de transportarles a un estado diferente, probablemente provocado por la meditación y el sosiego que seguían, y que les ayudara en el cometido principal que implicaba estar en aquella ermita. 
Según hemos sabido, el cometido principal por el que se construyó, fue el de servir para celebrar consejo. Las decisiones allí tomadas, debían estar razonadas, y puede que para ello utilizaran esa fórmula que describimos en la anterior entrada.
Planos de Montea en la Cartuja. Foto de www.entornoajerez.com
Sin embargo, la capilla y todo el conjunto de edificios nunca fueron empleados una vez finalizados por los monjes cartujos, ya que debido a las exclaustraciones esto se hizo imposible. Curiosamente, hasta el Siglo XIX no se comenzó la construcción. Esto podría hacernos pensar que todo lo anterior se debe a la casualidad. Nada más lejos de la realidad. Sabemos que el proyecto de la obra debía de estar listo desde el Siglo XVIII, ya que uno de los elementos que nos lo afirman se encuentra a la vista de todo aquel que visite la Cartuja de Jerez. Los llamados Planos de Montea son unos dibujos trazados a gran escala, generalmente dibujados en el suelo por su tamaño. Delante de la Iglesia de Santa María de la Defensión se encuentran, mas de cien años después. Esta clave nos permite conocer el cuidado que tomaron los miembros del cenobio en su realización, a pesar de que luego fuesen otros quienes la construyeran. 
Si los observamos detenidamente seguro que se nos vienen a la cabeza otras entradas de este Blog. Y es que el Salto al Cielo es el ejemplo más fehaciente del Triunfo del Compás sobre la Escuadra, del Círculo sobre el Cuadrado, de la Perfección sobre el Mundo. Puede que el  mayor secreto de este lugar sea su estructura. La Estructura de todo edificio parte desde el principio de rectas, curvas y ángulos. Generalmente, toda construcción se puede simplificar hasta representarla mediante figuras geométricas. Estas figuras resultantes no suelen tener ningún significado, pues acostumbran a ser fruto de la casualidad. Pero aquí no es así. Cuando nos topamos con un ejemplo tan claro, no hay lugar a las dudas: aquí lo tenemos.


Se trata de un círculo inscrito en un cuadrado, y de su diámetro se traza un triángulo equilátero. El Cuadrado encaja en la logia, el círculo forma la cúpula y el triángulo en su vértice superior alcanza el pináculo de la Linterna. Esta es la estructura simplificada al máximo que obtenemos una vez trazado el esquema conceptual. No puedo olvidar citar los esquemas conceptuales del libro Alquimia en Jerez donde vemos como a partir de la Fachada del Palacio Riquelme se forman estos dibujos. En el caso de nuestra ermita, el esquema es prácticamente idéntico. No podemos afirmar que hubiera un vínculo concreto entre el arquitecto de esta y el grupo de alarifes que reprodujeron por Jerez el esquema conceptual de Riquelme.
Grabado XXI del Atalanta Fugiens
Para aportar datos seguros vayamos a la fuente de esta imagen. Se trata de la Fuga de Atalanta un tratado de Alquimia considerado el libro más innovador de la época. Su contenido estaba formado por cincuenta partituras de obras musicales, cincuenta grabados alegóricos, y el mismo número de discursos filosóficos. El grabado XXI y sus correspondientes pieza y discurso nos muestran una imagen muy similar a esta.
El texto de la pieza musical dice lo siguiente: "Desde el macho y la hembra traza un círculo único de donde surge el cuadrado de lados iguales. Traza a partir de él un triángulo en contacto por todas partes con una redonda esfera. La piedra entonces habrá nacido."
En la ermita del Salto al Cielo, esa dualidad macho - hembra desaparece, viéndose una trinidad. Puede que el tercer miembro sea un ser andrógino, puede que se trate del Rebis, la criatura mitad hombre mitad mujer. Recordemos que en un principio Dios creó al hombre, pero este contenía en su interior a la mujer, por lo que en cierto modo era andrógino. Si estudiamos algunos textos clásicos de la alquimia comprenderemos que el Rebis representa a la perfección. Eso quieren representar las tres arcadas de la entrada, en lugar de las dos que hubieran correspondido a la mujer y el hombre.
En cuanto al círculo, representa tanto el comienzo como el fin de la obra. Simboliza la materia primigenia, el vaso en el que tendrá comienzo la obra alquímica, pero también el final, la piedra filosofal, emblema de la "perfección en la Tierra". A continuación tenemos el cuadrado, que nos habla del cuaternario, de los cuatro elementos que darán origen a la Opus Magnum. El triángulo por su parte es más complejo, ya que puede representar de nuevo lo anteriormente dicho sobre el Rebis o ser andrógino, o hablarnos de las tinieblas y la luz separadas por el agua, tal y como vemos en esta Tetraktys que anteriormente cité en el blog. El Agua en ese sentido no es el agua vulgar. Podemos aplicarle la expresión "agua que no moja las manos", ya le dedicaremos una entrada, pero se está refiriendo al Rocío. Existe una forma más aquí, y es la linea que divide la esfera en dos. Esas dos mitades de la esfera corresponden a la Luz y a las Tinieblas. Si a ese círculo le añadimos la veleta cruciforme encima de la linterna de la cúpula obtenemos el símbolo del Crisol. Fulcanelli en su El Misterio de las Catedrales aborda este tema y lo relaciona con la forma de la Cruz Ansada de los egipcios. El Crisol es también una representación del universo del alquimista, y de ahí que guarde en su interior tanto la luz como las tinieblas. Debo citar aquí fragmento de la Tabla Esmeralda, el texto alquímico más conocido, redactado por  Hermes Trismegisto (Aquel que posee las tres partes de la Sabiduría eterna)
Grabado alquímico con escalera de 7 peldaños
Usa tu mente por completo y sube de la Tierra al Cielo, y, luego, nuevamente desciende a la Tierra y combina los poderes de lo que está arriba y lo que está abajo. Así ganarás gloria en el mundo entero, y la oscuridad saldrá de ti de una vez.
De nuevo vemos en esta sentencia la idea de Subir al Cielo para alcanzar la gloria eterna. No es raro que la alegoría de la Alquimia según Fulcanelli sea una mujer con una escalera de siete peldaños. Siete son las notas musicales. Siete mas una repetida conforman la Octava. A fin de cuentas, no dejan de ser siete los lugares que el alma transita hasta alcanzar el cielo, pues como decía Cicerón en su Sueño de Escipión, "Sus gobernantes y protectores que han salido de aquí, regresan aquí" refiriéndose al lugar en el que el alma comienza su viaje, y el lugar en el que lo finaliza. ¿Puede ser una velada afirmación de que ese viaje se produzca sin abandonar la Tierra? 
Debo finalizar este artículo al igual que el viaje del alma: regresando al lugar del que partí. Al principio, citando una frase que lo ilustra todo:
"Hay otros mundos, pero todos están en este"



Fotografías y datos de entornoajerez.com cadizenmoto.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario