jueves, 8 de septiembre de 2016

Alquimia y Pitagorismo en la Trinidad de Jerez

Probablemente desconocida para muchos, la Iglesia de la Trinidad de Jerez acostumbra a pasar desapercibida entre los caminantes que transitan la plaza de las Angustias. Su fachada de un austero barroco está flanqueada por naranjos, que embellecen el patio delantero de la Iglesia. Es este un lugar que transmite una tranquilidad especial, que prácticamente atrapa a quien pasa por delante del templo. Curiosamente, este debe ser el lugar con más iglesias juntas de Jerez. Existen tres a menos de cien metros. Una de ellas es actualmente un restaurante que forma parte de un hotel, pero las otras dos han conservado su función original. 
Una vez cruzamos la reja y accedemos a la iglesia, se abre ante nosotros un templo muy luminoso debido a sus ventanas y al blanco de sus paredes. Pero retrocedamos y salgamos de nuevo para contemplar la fachada. Una imponente cruz patada la preside. Seguro que nos viene a la Cabeza la orden templaria, pues este era su emblema. La Orden Trinitaria también la adoptó como enseña, pero con dos colores: Rojo y Azul. 
Resultado de imagen de orden trinitaria
Cruz Trinitaria
Bajo la Cruz nos mira un ojo panóptico, el ojo que todo lo ve enmarcado en un triángulo equilátero. A modo de dovela central de la puerta se colocó una voluta de acanto. A los lados vemos dos columnas de orden toscano que sustentan el arquitrabe del ojo sobre el que se encuentra el plinto con la cruz. Todo esto va a la vez enmarcado con unas pilastras almohadilladas. La austera fachada guarda uno de los secretos de esta iglesia, y es bastante sorprendente. Simbólicamente, podemos considerar que la Cruz es únicamente una representación de Jesús, debida a la Crucifixión, pero dentro de un círculo, tal y como aparece en el tímpano de la fachada, se puede tomar como una representación del Cuaternario. El Cuaternario es la base de la llamada "Tetraktys", la figura fundamental del misticismo pitagórico. La Tetraktys se considera una representación del universo y de la creación divina. 
Representación de la Tetraktys
Puede que para nuestra mente acostumbrada a la representación de la divinidad como algo casi palpable y cotidiano (en el caso del cristianismo, como un dios semejante a nosotros) la identificación pitagórica de ella como una sucesión de números o puntos sea algo que nos produzca extrañeza. Pitágoras veía a la divinidad representada por el 10, un número para él perfecto, y lo mostraba mediante el orden 1-2-3-4, que ordenado ascendentemente recordaba a una pirámide. La Cruz enmarcada por un círculo se identifica al igual que la estrella de seis puntas o hexagrama con los cuatro elementos clásicos: Agua, Fuego, Tierra y Aire. Si se ordenan o se disponen de forma correcta, utilizándolos según su naturaleza, es posible alcanzar la piedra filosofal. Continuamente se nos va a repetir en los tratados que la gran obra alquímica es trabajo "de mujer y niño", que es plenamente sencilla, y que quien maneje correctamente los elementos, será capaz de obtener los secretos de la naturaleza. Estos cuatro elementos son el cuaternario al que me refiero, y que como he dicho actúan a modo de base.
Resultado de imagen de tetraktys
Tetraktys con el Cuaternario en la Base
Para desentrañar el simbolismo de la cruz, habremos de seguir analizando su forma. La Cruz es un elemento de rectitud, ya que está trazada mediante rectas, mientras que el círculo es símbolo de divinidad, pues no se encuentra en la naturaleza un círculo perfecto. Ya he repetido aquello del Compás que vence a la Escuadra, o que el Cubo es la oposición al Círculo. Claramente vemos que esta cruz es una alegoría a la perfección, al camino que lleva a Dios mediante la perfección y la correcta utilización del Cuaternario.
Sin embargo, es necesario continuar analizando la cruz para confirmar nuestra hipótesis alquímica. Los colores de la Orden Trinitaria son el azul marino, el rojo y el blanco. En este caso, se nos viene a la Cabeza la entrada sobre los colores de las iglesias, ya que son estos tres los que se aparecen y se suceden durante el día. El Negro correspondiente al lado del Evangelio se representa también como el azul oscuro, ya que en algunas culturas no existe distinción entre un color y otro. El Blanco está presente en el fondo de la Cruz y en sus hábitos, mientras que los restantes los encontramos en los brazos de la Cruz patada.
En resumen, se nos están mostrando los colores de la obra alquímica, que se irán sucediendo conforme avancemos en la creación de la piedra, mediante el orden y la correcta utilización, para finalizar en el círculo, que es la perfección.
En la próxima entrada continuaremos con la Tetraktys, y completaremos el significado simbólico de esta iglesia, pues su mayor secreto se encuentra en el interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario