jueves, 22 de septiembre de 2016

El Salto al Cielo II

Quedan aún varios pormenores por analizar sobre este enclave, ya que en la anterior entrada dejamos pendientes algunos puntos sobre la construcción y uso de la Ermita del Salto al Cielo. 
Hace una semana formulamos una hipótesis sobre el uso de este edificio que ahora recordamos: La Ermita del Salto al Cielo, tenía entre sus funciones la de servir a modo de retiro para los monjes cartujos, no para esperar a la muerte, si no para alejarlos del bullicio del mundo, y así poder tomar decisiones cerca de la Obra de Dios. Para esto, es posible que descubrieran que la conjunción de las imágenes y sentimientos que evocaba un lugar junto con el Canto Gregoriano y en concreto el intervalo de Octava, fuera capaz de transportarles a un estado diferente, probablemente provocado por la meditación y el sosiego que seguían, y que les ayudara en el cometido principal que implicaba estar en aquella ermita. 
Según hemos sabido, el cometido principal por el que se construyó, fue el de servir para celebrar consejo. Las decisiones allí tomadas, debían estar razonadas, y puede que para ello utilizaran esa fórmula que describimos en la anterior entrada.
Planos de Montea en la Cartuja. Foto de www.entornoajerez.com
Sin embargo, la capilla y todo el conjunto de edificios nunca fueron empleados una vez finalizados por los monjes cartujos, ya que debido a las exclaustraciones esto se hizo imposible. Curiosamente, hasta el Siglo XIX no se comenzó la construcción. Esto podría hacernos pensar que todo lo anterior se debe a la casualidad. Nada más lejos de la realidad. Sabemos que el proyecto de la obra debía de estar listo desde el Siglo XVIII, ya que uno de los elementos que nos lo afirman se encuentra a la vista de todo aquel que visite la Cartuja de Jerez. Los llamados Planos de Montea son unos dibujos trazados a gran escala, generalmente dibujados en el suelo por su tamaño. Delante de la Iglesia de Santa María de la Defensión se encuentran, mas de cien años después. Esta clave nos permite conocer el cuidado que tomaron los miembros del cenobio en su realización, a pesar de que luego fuesen otros quienes la construyeran. 
Si los observamos detenidamente seguro que se nos vienen a la cabeza otras entradas de este Blog. Y es que el Salto al Cielo es el ejemplo más fehaciente del Triunfo del Compás sobre la Escuadra, del Círculo sobre el Cuadrado, de la Perfección sobre el Mundo. Puede que el  mayor secreto de este lugar sea su estructura. La Estructura de todo edificio parte desde el principio de rectas, curvas y ángulos. Generalmente, toda construcción se puede simplificar hasta representarla mediante figuras geométricas. Estas figuras resultantes no suelen tener ningún significado, pues acostumbran a ser fruto de la casualidad. Pero aquí no es así. Cuando nos topamos con un ejemplo tan claro, no hay lugar a las dudas: aquí lo tenemos.


Se trata de un círculo inscrito en un cuadrado, y de su diámetro se traza un triángulo equilátero. El Cuadrado encaja en la logia, el círculo forma la cúpula y el triángulo en su vértice superior alcanza el pináculo de la Linterna. Esta es la estructura simplificada al máximo que obtenemos una vez trazado el esquema conceptual. No puedo olvidar citar los esquemas conceptuales del libro Alquimia en Jerez donde vemos como a partir de la Fachada del Palacio Riquelme se forman estos dibujos. En el caso de nuestra ermita, el esquema es prácticamente idéntico. No podemos afirmar que hubiera un vínculo concreto entre el arquitecto de esta y el grupo de alarifes que reprodujeron por Jerez el esquema conceptual de Riquelme.
Grabado XXI del Atalanta Fugiens
Para aportar datos seguros vayamos a la fuente de esta imagen. Se trata de la Fuga de Atalanta un tratado de Alquimia considerado el libro más innovador de la época. Su contenido estaba formado por cincuenta partituras de obras musicales, cincuenta grabados alegóricos, y el mismo número de discursos filosóficos. El grabado XXI y sus correspondientes pieza y discurso nos muestran una imagen muy similar a esta.
El texto de la pieza musical dice lo siguiente: "Desde el macho y la hembra traza un círculo único de donde surge el cuadrado de lados iguales. Traza a partir de él un triángulo en contacto por todas partes con una redonda esfera. La piedra entonces habrá nacido."
En la ermita del Salto al Cielo, esa dualidad macho - hembra desaparece, viéndose una trinidad. Puede que el tercer miembro sea un ser andrógino, puede que se trate del Rebis, la criatura mitad hombre mitad mujer. Recordemos que en un principio Dios creó al hombre, pero este contenía en su interior a la mujer, por lo que en cierto modo era andrógino. Si estudiamos algunos textos clásicos de la alquimia comprenderemos que el Rebis representa a la perfección. Eso quieren representar las tres arcadas de la entrada, en lugar de las dos que hubieran correspondido a la mujer y el hombre.
En cuanto al círculo, representa tanto el comienzo como el fin de la obra. Simboliza la materia primigenia, el vaso en el que tendrá comienzo la obra alquímica, pero también el final, la piedra filosofal, emblema de la "perfección en la Tierra". A continuación tenemos el cuadrado, que nos habla del cuaternario, de los cuatro elementos que darán origen a la Opus Magnum. El triángulo por su parte es más complejo, ya que puede representar de nuevo lo anteriormente dicho sobre el Rebis o ser andrógino, o hablarnos de las tinieblas y la luz separadas por el agua, tal y como vemos en esta Tetraktys que anteriormente cité en el blog. El Agua en ese sentido no es el agua vulgar. Podemos aplicarle la expresión "agua que no moja las manos", ya le dedicaremos una entrada, pero se está refiriendo al Rocío. Existe una forma más aquí, y es la linea que divide la esfera en dos. Esas dos mitades de la esfera corresponden a la Luz y a las Tinieblas. Si a ese círculo le añadimos la veleta cruciforme encima de la linterna de la cúpula obtenemos el símbolo del Crisol. Fulcanelli en su El Misterio de las Catedrales aborda este tema y lo relaciona con la forma de la Cruz Ansada de los egipcios. El Crisol es también una representación del universo del alquimista, y de ahí que guarde en su interior tanto la luz como las tinieblas. Debo citar aquí fragmento de la Tabla Esmeralda, el texto alquímico más conocido, redactado por  Hermes Trismegisto (Aquel que posee las tres partes de la Sabiduría eterna)
Grabado alquímico con escalera de 7 peldaños
Usa tu mente por completo y sube de la Tierra al Cielo, y, luego, nuevamente desciende a la Tierra y combina los poderes de lo que está arriba y lo que está abajo. Así ganarás gloria en el mundo entero, y la oscuridad saldrá de ti de una vez.
De nuevo vemos en esta sentencia la idea de Subir al Cielo para alcanzar la gloria eterna. No es raro que la alegoría de la Alquimia según Fulcanelli sea una mujer con una escalera de siete peldaños. Siete son las notas musicales. Siete mas una repetida conforman la Octava. A fin de cuentas, no dejan de ser siete los lugares que el alma transita hasta alcanzar el cielo, pues como decía Cicerón en su Sueño de Escipión, "Sus gobernantes y protectores que han salido de aquí, regresan aquí" refiriéndose al lugar en el que el alma comienza su viaje, y el lugar en el que lo finaliza. ¿Puede ser una velada afirmación de que ese viaje se produzca sin abandonar la Tierra? 
Debo finalizar este artículo al igual que el viaje del alma: regresando al lugar del que partí. Al principio, citando una frase que lo ilustra todo:
"Hay otros mundos, pero todos están en este"



Fotografías y datos de entornoajerez.com cadizenmoto.com 

jueves, 15 de septiembre de 2016

El Salto al Cielo

La Capilla desde un camino ascendente
Fray Luis de León y su Oda a la Vida retirada parecen haber sido la inspiración de este sitio. Probablemente en su interior hayan tenido lugar gran cantidad de hechos interesantes, de sucesos y de anécdotas que se han perdido. A pesar de todos los avatares que ha sufrido, aun hoy en día, sigue transmitiendo una tranquilidad y un sosiego que rara vez se encuentran en una construcción.
La Capilla del Salto al Cielo es una de las construcciones más interesantes de Jerez, pues es uno de los pocos ejemplos de edificaciones de planta redonda en nuestra zona. Si entramos en el interior de ella, ante nosotros se abrirá una sala circular, coronada por una cúpula con linterna. Avanzando, llegamos al presbiterio, en este caso, es una continuación rectangular del comienzo de la capilla.
En sus muros, se alternan pilastras de orden gigante con nichos y vanos, donde puede que en el pasado existieran estatuas de santos o pinturas.
Actualmente sigue siendo una incógnita todo lo que rodea a esta capilla. Ni siquiera sabemos a ciencia cierta si lo fue, o si por el contrario se empleó como sala capitular. Lo único seguro es que fue construida por la Orden Cartuja, pues se encuentra en unos terrenos cercanos al Monasterio de Santa María de la Defensión. Sin embargo, la idea más romántica nos cuenta que los cartujos ancianos venían a este lugar a retirarse, a pasar sus últimos días antes de dar el "Salto al Cielo".

Interior de la Capilla
Sin embargo, si analizamos este complejo desde otra perspectiva, puede que nos demos cuenta de que tal salto al cielo no tiene por qué estar acompañado de la muerte, si no que puede ser un salto espiritual mediante ciertos alicientes que ayuden a las personas a alcanzar un estado diferente de conciencia. Se ha demostrado científicamente, que mediante imágenes y sonidos es posible entrar en un estado distinto, alcanzando un trance. Puede que el mejor lugar para ello sea este.

Podemos plantear una hipótesis sobre este lugar, y es que se trate de un sitio construido para alejarse del bullicio del monasterio y entrar en contacto con la naturaleza, con la obra de Dios. Aquí parece primar un concepto panteísta de la religión, donde tanto la naturaleza como el universo son Dios y los cartujos pretenden acercarse él, lejos de la obra de los humanos. Si este era el verdadero uso de este enclave, meditar y en cierto modo retirarse del mundo, estaríamos ante uno de los pocos lugares diseñados para tal fin y empleados por la Iglesia. Ya hemos comentado gran cantidad de veces las características que daban a las iglesias los constructores, ya fuera mediante la orientación o bien por el lugar de emplazamiento. Hoy en dia, sería imposible construir una catedral o una iglesia tal y como lo hicieron los antiguos. Pero aun más difícil es encontrar un lugar destinado a la meditación o al retiro construido en el siglo XVIII, y que cumple todas las premisas de los templos.
Resultado de imagen de el salto al cielo jerez
El Salto al Cielo en contacto con la naturaleza
Su orientación es de las más perfectas que existen en la zona y la frondosidad de sus alrededores nos indica que existe un curso subterráneo de agua, por lo que es un enclave telúrico excelente.
Se trata de una construcción muy armoniosa en sus medidas, donde prima el tres. Puede que la reflexión sobre el alma fuera uno de los principales temas que estuvieran en la mente de los cartujos que allí se retiraban, ya que tres son las partes que integran el alma según Macrobio: Razón, Coraje y Deseo. El tres y sus múltiplos abundan en la naturaleza. Tres veces tres, es decir, nueve, son los meses que dura la gestación. En la religión son tres los miembros de la santísima trinidad. Todo esto queda reflejado en los muros de la capilla.
En cuanto a los sonidos que producen estos estados, diremos que uno de los que más activan al cerebro es el Canto Gregoriano, propio de los monasterios. Ese pudo ser el sonido que junto con los otros estímulos hiciera a los monjes alcanzar una paz interior distinta, que les ayudara a concentrarse, quien sabe si en la muerte, en el alma o en temas menos profundos. Si como parece, era este el cometido de este enclave, no sabemos hasta que punto lo hacían de forma consciente o inconsciente. Puede que de algún modo se abstrayeran en la meditación sin saberlo, puede que llegaran al procedimiento que estamos describiendo de forma casual.
Siguiendo con Macrobio y sus Comentarios al Sueño de Escipión, nos habla de que el alma puede estar formada por acordes musicales, principalmente por la octava. La Octava, el Ocho cabalísticamente hablando representa un nuevo comienzo en algo que ya existe, así como un portal al infinito. Puede que la octava sea el sonido más propicio para estos objetivos, ya que según la tradición hebrea, ocho son los lugares por donde pasa el alma desde el cielo hasta la Tierra. He aquí la clave: el sonido de la octava, en compañía de la armonía del interior de la Capilla y las características del edificio, hacen que el alma realice de nuevo su viaje hasta el origen de esta. Ese es el Salto al Cielo.
Y esto no acaba aquí.




Fotografías de:
http://www.diariodejerez.es/article/jerez/1194623/la/otra/cartuja.html y http://cadizenmoto.com/2014/08/11/ermita-del-salto-al-cielo/

jueves, 8 de septiembre de 2016

Alquimia y Pitagorismo en la Trinidad de Jerez

Probablemente desconocida para muchos, la Iglesia de la Trinidad de Jerez acostumbra a pasar desapercibida entre los caminantes que transitan la plaza de las Angustias. Su fachada de un austero barroco está flanqueada por naranjos, que embellecen el patio delantero de la Iglesia. Es este un lugar que transmite una tranquilidad especial, que prácticamente atrapa a quien pasa por delante del templo. Curiosamente, este debe ser el lugar con más iglesias juntas de Jerez. Existen tres a menos de cien metros. Una de ellas es actualmente un restaurante que forma parte de un hotel, pero las otras dos han conservado su función original. 
Una vez cruzamos la reja y accedemos a la iglesia, se abre ante nosotros un templo muy luminoso debido a sus ventanas y al blanco de sus paredes. Pero retrocedamos y salgamos de nuevo para contemplar la fachada. Una imponente cruz patada la preside. Seguro que nos viene a la Cabeza la orden templaria, pues este era su emblema. La Orden Trinitaria también la adoptó como enseña, pero con dos colores: Rojo y Azul. 
Resultado de imagen de orden trinitaria
Cruz Trinitaria
Bajo la Cruz nos mira un ojo panóptico, el ojo que todo lo ve enmarcado en un triángulo equilátero. A modo de dovela central de la puerta se colocó una voluta de acanto. A los lados vemos dos columnas de orden toscano que sustentan el arquitrabe del ojo sobre el que se encuentra el plinto con la cruz. Todo esto va a la vez enmarcado con unas pilastras almohadilladas. La austera fachada guarda uno de los secretos de esta iglesia, y es bastante sorprendente. Simbólicamente, podemos considerar que la Cruz es únicamente una representación de Jesús, debida a la Crucifixión, pero dentro de un círculo, tal y como aparece en el tímpano de la fachada, se puede tomar como una representación del Cuaternario. El Cuaternario es la base de la llamada "Tetraktys", la figura fundamental del misticismo pitagórico. La Tetraktys se considera una representación del universo y de la creación divina. 
Representación de la Tetraktys
Puede que para nuestra mente acostumbrada a la representación de la divinidad como algo casi palpable y cotidiano (en el caso del cristianismo, como un dios semejante a nosotros) la identificación pitagórica de ella como una sucesión de números o puntos sea algo que nos produzca extrañeza. Pitágoras veía a la divinidad representada por el 10, un número para él perfecto, y lo mostraba mediante el orden 1-2-3-4, que ordenado ascendentemente recordaba a una pirámide. La Cruz enmarcada por un círculo se identifica al igual que la estrella de seis puntas o hexagrama con los cuatro elementos clásicos: Agua, Fuego, Tierra y Aire. Si se ordenan o se disponen de forma correcta, utilizándolos según su naturaleza, es posible alcanzar la piedra filosofal. Continuamente se nos va a repetir en los tratados que la gran obra alquímica es trabajo "de mujer y niño", que es plenamente sencilla, y que quien maneje correctamente los elementos, será capaz de obtener los secretos de la naturaleza. Estos cuatro elementos son el cuaternario al que me refiero, y que como he dicho actúan a modo de base.
Resultado de imagen de tetraktys
Tetraktys con el Cuaternario en la Base
Para desentrañar el simbolismo de la cruz, habremos de seguir analizando su forma. La Cruz es un elemento de rectitud, ya que está trazada mediante rectas, mientras que el círculo es símbolo de divinidad, pues no se encuentra en la naturaleza un círculo perfecto. Ya he repetido aquello del Compás que vence a la Escuadra, o que el Cubo es la oposición al Círculo. Claramente vemos que esta cruz es una alegoría a la perfección, al camino que lleva a Dios mediante la perfección y la correcta utilización del Cuaternario.
Sin embargo, es necesario continuar analizando la cruz para confirmar nuestra hipótesis alquímica. Los colores de la Orden Trinitaria son el azul marino, el rojo y el blanco. En este caso, se nos viene a la Cabeza la entrada sobre los colores de las iglesias, ya que son estos tres los que se aparecen y se suceden durante el día. El Negro correspondiente al lado del Evangelio se representa también como el azul oscuro, ya que en algunas culturas no existe distinción entre un color y otro. El Blanco está presente en el fondo de la Cruz y en sus hábitos, mientras que los restantes los encontramos en los brazos de la Cruz patada.
En resumen, se nos están mostrando los colores de la obra alquímica, que se irán sucediendo conforme avancemos en la creación de la piedra, mediante el orden y la correcta utilización, para finalizar en el círculo, que es la perfección.
En la próxima entrada continuaremos con la Tetraktys, y completaremos el significado simbólico de esta iglesia, pues su mayor secreto se encuentra en el interior.

viernes, 2 de septiembre de 2016

San Marcos, una Iglesia masónica

Resultado de imagen de logia masonica medieval
Construcción de una Iglesia gótica en la Edad Media, a la Derecha,
cobertizo de madera antecedente de las Logias.
Cuando se estudia la Masonería, llegamos a la conclusión de que sus raíces se sumergen hasta el Antiguo Egipto. Desde los constructores de templos instruidos en los Secretos de la Naturaleza, hasta los primeros canteros conocedores de técnicas que aún hoy se desconocen en gran medida. No será hasta la Edad Media, que hagan una importante aparición en Occidente. Los Masones serán llamados "Canteros", pues esta era su profesión: Construir iglesias tallando la roca. En esa época hemos de ver a la Masonería como un grupo de albañiles, de profesionales que recorrían toda Europa de obra en obra, sin un lugar fijo de residencia. Cuando se terminaba un templo, pasaban a otro. Sus lugares de reunión, al igual que ahora se denominaban Logias. Una Logia masónica actualmente acostumbra a ser un lugar con varios elementos que la conforman: Un salón a modo de antecámara, donde se preparan los trabajos, generalmente llamado "Salón de pasos perdidos", la Logia en sí misma: una sala amplia, orientada mirando al Este, pintada de rojo en sus paredes y con su techo azul simulando el cielo. Al igual que a las Iglesias, se las considera una representación del Universo. Se puede incluir también a la Cámara de Reflexión, la sala negra, pequeña y sin ventanas. Todo esto, en su época se reducía a un pequeño cobertizo en los exteriores del templo en construcción. Su vida era así, en constante movimiento. Sin embargo, se nos planteará una duda... ¿Eran en esa época tan enigmáticos como ahora? La respuesta es sí. 
No podemos olvidar, que en ese constante movimiento, habían transitado y recorrido gran cantidad de lugares, empapándose de los conocimientos de muchas culturas que se transmitían entre ellos y guardaban como tesoros. 
En Jerez, el lugar más evidente, y donde más claramente se ve la mano de los canteros, es en la iglesia de San Marcos. Haremos un pequeño recorrido por ella y desentrañaremos sus secretos.

Canecillos de San Marcos, una herencia de la Alquimia Islámica
Nada mas llegar, accederemos por la puerta del lado de la Epístola al interior del templo. Se trata de una arco apuntado, de estilo gótico, y sobre él nos sonríen varios personajes. Estos elementos, denominados Canecillos, tienen la única función de simular que sustentan un elemento superior, como una cornisa. En Jerez son muy repetidos en diversas edificaciones de carácter mudejar, más adelante les dedicaremos más atención, pues son muy interesantes. Las imágenes representan a la fauna. Este afán por representar a la naturaleza, muy propio de la decoración islámica, también tiene sus raíces en la cultura celta, donde se rendía culto a dioses con atributos animales. El Dios Cernunos, se suele representar con cuernos de ciervo. 
Los canteros heredaron diversa cultura celta, fruto de sus viajes y estancias en las Tierras inglesas. Allí se vivía un singular cristianismo, que con el objeto de facilitar la incorporación de una nueva cultura religiosa había adaptado y aceptado símbolos celtas, tales como la cruz con el orbe solar, o el trébol. La cultura celta está muy presente en Jerez, pero no somos conscientes de su existencia, ya le dedicaremos una entrada. Siguiendo con los canecillos, veremos que se alternan unas decoraciones que recuerdan a una concha, con lo que parece ser un hombre barbado y con capucha y un animal que bien puede ser un hipopótamo. La concha es un elemento muy recurrente en la alquimia, pues tiene un profundo significado. No es extraño que las pilas de agua bendita o las pilas bautismales acostumbren a tener esta forma.

Antes de proseguir, hemos de responder una duda que seguro que nos ha surgido: Si muchos de los elementos ocultos de los canteros y sus creencias estaban completamente prohibidos y castigados por la Iglesia, ¿por qué les permitían colocarlos a simple vista en sus iglesias y no acababan con ellos?
Alineación de los Evangelistas según la Cruz
Cósmica 
En este caso, la respuesta es muy sencilla: como ya hemos mencionado, los canteros conocían técnicas constructivas y decorativas que eran desconocidas para todos los profanos al grupo, por lo que si la iglesia arremetía contra ellos o bien la inquisición los condenaba, ellos no incumplirían su juramento de revelar estas técnicas. por lo que no se podría seguir construyendo iglesias, por lo que siempre fueron con ellos mucho más flexibles que con cualquier otro filósofo o conocedor de sabidurías heterodoxas.

El segundo elemento que nos indica la presencia de canteros masones pasa muy desapercibido, pues sólo si se sabe de su existencia y de sus secretos, se conoce este peculiar detalle: dependiendo del orden que se de en una iglesia al Tetramorfos, es decir, a la colocación de los cuatro evangelistas en la decoración de un templo, podremos obtener diferentes datos. En la bóveda de San Miguel sobre la que traté en mi artículo Las Bóvedas de San Miguel: Fuentes paganas y herméticas en la Arquitectura gótica y renacentista jerezana resolví la colocación de los evangelistas como un mensaje de peligro, como una indicación por parte del autor del programa iconológico a las personas que indagaban en las enseñanzas secretas de mantenerse en secreto, esperando a tiempos mejores. Sin embargo, existe una posición que adoptan, generalmente en las bóvedas, que funciona como una firma.
En San Marcos, esta posición presente en San Miguel se cumple en una de sus bóvedas. La explicación al por qué se encuentra en las constelaciones, dentro de la llamada Cruz cósmica, de la que hablaremos próximamente. Una representación exacta se encuentra en el Tarot, en el Arcano XXI, donde el Tetramorfos queda perfectamente alineado. Si miramos hacia las bóvedas de esta iglesia, veremos la firma que dejaron los Canteros-Masones para la posteridad, ahí están representados en su misteriosa alineación.
Obsérvese como sobre la cornisa y bajo la ventana existe
un cordón anudado
El último secreto de San Marcos es el más evidente y esclarecedor de cuantos hay. Tanto es así que no hace falta entrar a la iglesia para verlo. Si bordeamos los muros del templo, veremos como a cierta altura se encuentra tallado en la piedra un cordón que rodea toda la Iglesia. Si entramos en una logia masónica actual, veremos como sigue colocándose un cordón rodeando el interior de la sala, simbolizando la cadena de unión de los masones, un rito con el que se suele concluir los trabajos en la logia. Sin duda, la Iglesia de San Marcos fue creada en su origen como un guiño a sus creadores, como una firma que ha permanecido en el tiempo, y que aún hoy en día, más de quinientos años después permanece,