jueves, 14 de julio de 2016

Los Malos en el Arte II

Después de haber comentado a los personajes de la fachada lateral de San Miguel, quiero pasar como dije a los claustros de Santo Domingo, donde en las ménsulas que sirven de apeo para las nervaduras de las bóvedas se encuentran otros personajes maléficos, alteradas entre decoración de Cardinas. A pesar de haberse terminado entorno al 1600, la estructura de este sigue siendo claramente gótica, no solo por sus arcos, sino  también por sus bóvedas y ménsulas, que presentan imágenes propias de los bestiarios medievales. 

La primera muestra a un personaje humano, con grandes ojos, que con una mano está sustentando el arranque de los nervios, y con la otra se aferra al pie de otro humano, que esta vez representado en un complicado escorzo del que solo vemos otro pierna.  Junto a la pierna citada vemos como asoma una clásica representación del demonio, con rostro fantástico, y colmillos enormes, dejando entrever la boca. Una sonrisa siempre suele estar presente en este tipo de imágenes, salvo cuando se les representa durante la batalla de los ángeles, momento que implica que el artista muestre la grandeza de San Miguel y de Dios, Príncipe de los ángeles, vencedor sobre el Demonio. En cuanto a sus filosos dientes, El Fisiólogo trata acerca del Pez Sierra, del que dice que es capaz de atraer a sus presas con el aliento, para devorarlas con sus dientes.
Pasemos ahora a otra ménsula, esta vez más oscura, a la par que común dentro de este tipo de obras de gótico.
Aquí vemos a una mujer, en una posición provocada por el estiramiento que de ella hacen dos perros. En este caso, los cánidos suelen querer representar a la Envidia, y aquí están castigando a una mujer, probablemente a una pecadora, castigada por sus vicios. Quiero terminar señalando una frase, de nuevo presente dentro de la Hypnerotomachia Poliphili, donde Colonna cita un lema griego, que viene completamente al caso: ΘΕΟΝ ΛΥΚΟΣ ΔΥΣΑΛΓΗΤΟΣ, lo que en español significa El Lobo o Perro de los Dioses es Insensible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario