martes, 12 de julio de 2016

Los Malos en el Arte I


Antonio Aguayo, en un interesante artículo del año 1998 (1) muestra la comparación entre algunos emblemas de la Iconología de Cesare Ripa con los actuales sayones de la Hermandad de los Judios de S. Mateo. El resultado es curioso, al ver como algunos atributos de estos "malvados" personajes, tales como la bizquera, son representados en el famoso libro de emblemas, mostrando como los modelos del perusino Ripa han continuado hasta la actualidad.
Sin embargo, el motivo principal de esta entrada es la de aportar otros ejemplos a este hecho, comparando algunas imágenes con sus posibles descripciones. Para ello, visitaremos dos edificios ya citados en este blog: San Miguel y Los Claustros de Santo Domingo.

Diablos y Condenados
Comenzaremos en San Miguel, en la portada del lado Epístola, un ejemplo claro del Gótico Jerezano, donde es habitual ver claras similitudes con la Catedral de Sevilla, respondiendo siempre al mismo patrón: Un arco Apuntado, enmarcado por otro de tipo Conopial y estos flanqueados por dos contrafuertes terminados en pináculos. Para encontrar a personajes malvados en esta portada tenemos que mirar en el contrafuerte izquierdo, y en la altura veremos unas cabezas que parecen asomar del infierno. La primera, comenzando por la izquierda, es el demonio, o uno de sus secuaces, enseñando la lengua, a la par que ríe. Como curiosidad, la misma imagen se repite en el Retablo mayor, donde uno de los demonios más acercados a la predela hace el mismo gesto.

Podríamos tomar esta imagen como una representación de la Injuria, tal y como la recoge Ripa:

   "Mujer joven y de terrible aspecto que ha de tener los ojos inflamados yendo vestida de rojo y con la lengua fuera de la boca"
Gárgola en San Miguel.

Junto a este personaje vemos lo que parece ser un animal, pero que al estar de espaldas resulta complicado de identificar. A su lado vemos a una figura enigmática. Con mucha seguridad se trate del Condenado. Dada la erosión de la piedra, es difícil concluir que herejía se le atribuye a este, pero muy probablemente porte en su cabeza un Sambenito, el famoso sombrero que tenían que llevar los condenados por el Santo Oficio. Otra opción sería que representara a un mago, o algún personaje condenado por brujería. A la derecha de este último encontramos otra figura, de nuevo diabólica. Parece estar agazapado y de él sólo ha quedado en buen estado una garra que se asienta sobre el arranque del pináculo.
Tras este último demonio comienza de nuevo un friso de cardinas, por lo que acaba aquí la representación del mal. Aún así, sobre esta portada encontramos una interesante gárgola que representa a un ser alado de carácter demoníaco.
Pronto hablaremos de los siguientes condenados

1 - AGUAYO COBO, Antonio y CORRAL FERNÁNDEZ, Maria Dolores; La Pervivencia de la Iconología en el arte religioso actual: Los "Judios" de San Mateo, Revista Historia de Jerez. 1998

No hay comentarios:

Publicar un comentario