jueves, 7 de julio de 2016

Las Bóvedas de San Miguel

Recientemente he publicado en Academia.edu un artículo sobre la simbología hermética en la Iglesia de San Miguel. Pretendía acercarme a la iconografía e iconología del Gótico de una manera diferente, usando una gran cantidad de fuentes diversas como pueden ser Tarot de Marsella, el Tarocchino de Bolonia, la Iconología de Cesare Ripa y algunos Textos Herméticos. Finalmente he dado con una gran cantidad de información, y aporto dos hipótesis diferentes para este trabajo: Una en vista a la Simbología del Tarot y otra haciendo uso de la tradición hermética. Así mismo, en el trabajo menciono ciertos datos y proporciono algunos apuntes sobre elementos pertenecientes a nuestra cultura, que de una forma sincrética forman parte de la tradición cristiana. Aquí os dejo un pequeño fragmento:

    La Simbología del Gótico es probablemente la más compleja a la que podamos enfrentarnos. La abundancia de elementos paganos, así como el común uso de fuentes que hoy nos son desconocidas hacen que la interpretación de los programas simbólicos resulte verdaderamente difícil, por lo que es necesario recurrir a fuentes dispares con el pretexto de intentar resolverlos. Este  es el caso de las bóvedas de la Iglesia de San Miguel de Jerez de la Frontera, donde vemos una de las muestras más importantes del gótico de la zona Jerezano-Portuense y un complejo programa iconológico al que algunos autores ya se han aproximado. En este trabajo, con el pretexto de acercarnos a estos símbolos aporto algunos datos novedosos, exponiendo algunas ideas sobre alquimia y simbología tradicional que de manera sincrética ha quedado en la cultura actual. 
Para ello hemos recurrido a uno de los  elementos más cargados de simbolismo que se han creado: El Tarot de Marsella. Aunque a fecha de hoy resulte imposible demostrar la presencia del Tarot en Jerez, debemos ver que este invento fue muy probablemente fruto de la importación árabe de creaciones egipcias. Dada la presencia Islámica en  España durante 781, es grande la posibilidad de que alguna baraja de un primitivo tarot hubiera llegado hasta la actual Jerez. A pesar de esto, el Tarot de Marsella no tendrá un antecedente claro hasta la aparición del Tarocchino de Bolonia (1419) y de la Imprenta, apareciendo las primeras impresiones de cartas, como el de Mantegna (1465), que más que un Tarot parece un libro de Emblemas como los realizados por Ripa o Valeriano en la Italia del Renacimiento. Podríamos decir que los datos y descubrimientos aportados por este trabajo pueden ser tomados como un Unicum ya que se trata de una bóveda aislada dentro del templo. Basta con señalar que es el único trabajo del Maestro Francisco de Ortega dentro de la iglesia, quien probablemente abandonó las obras debido a su muerte, y es este el motivo de que sea sólo la bóveda aquí analizada poseedora de simbología de este tipo
Para finalizar, decir que con mucha seguridad algunos de los elementos integrados dentro de las bóvedas de la iglesia son añadidos que pretenden disimular la falta de decoración en las claves y entrecruzamientos de nervios. Tenemos la certeza de que dos de las claves secundarias de la bóveda analizada son añadidos de la “restauración” en estilo gótico de José Esteve López, durante los últimos años del siglo XIX, a pesar de no figurar en el listado de reformas y añadidos que de su reforma se tienen.
Para ver el texto completo, pulsar aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario