domingo, 10 de julio de 2016

La Esfinge

La Sirena del Museo
 Arqueológico
A principios del año 2015 me topé en la Sala Julián Cuadra del Museo Arqueológico de Jerez con una escultura muy interesante. Se trataba de una mujer, envuelta en un paño, del que asomaban dos enormes garras de pájaro. Tenía recogido el pelo al gusto barroco y tenía la mirada perdida, elevándola al cielo. Formaba parte de la exposición Sirenas, Toros y Esfinges, que ha estado recorriendo diversos museos de España durante estos últimos años, y donde estaba catalogada como una Sirena. Tuve que esperar para saber más sobre la enigmática escultura, y finalmente no ha sido hasta enero de este año cuando dentro de la actividad La Pieza del Mes, del Museo Arqueológico, José Manuel Moreno Arana ha escrito sobre esta, aportando los pocos datos que de ella se tienen, y relacionándola con la Obra de Camacho de Mendoza.
En su artículo versa sobre la posibilidad de que fuera una cariátide, que hubiera formado parte de la decoración, seguramente interior, de un edificio desconocido hasta la fecha, situado en los alrededores de la plaza del Banco
Dicho esto, quiero mostar esta pieza exponiendo un elemento arquitectónico similar, también presente en Jerez, y de nuevo con representación mitológica, aunque perteneciente a un conjunto muy poco conocido. Sirva esto para contemplar la posibilidad de que la sirena tuviera esta misma utilidad.

Se trata del arranque del pasamanos de la escalera principal del antiguo convento de la Merced. Este elemento representa a un animal alado, con garras de león y cabeza humana. La figura aparece en diversos artículos y libros (1) catalogada como un Fauno, o incluso un Grifo. Nada más lejos de la realidad.

Si tomamos el Libro de la Iconología, de Cesar Ripa y buscamos información sobre La Esfinge, encontraremos esta descripción.


   "La Esfinge, según nos dice Eliano, tiene el rostro y los pechos de una joven, siendo el resto de su cuerpo semejante al del león, añadiendo Ausonio Galo que tiene dos grandes alas a la Espalda. […]"


Sin embargo, hemos de ver que esta descripción no termina de concordar con la escultura citada, pues pertenece a un hombre la cabeza del ser alado. Curiosamente existe en Jerez una segunda Esfinge, poco conocida, pero también con atributos masculinos como es la barba. Se encuentra en la bóveda del Crucero de la Iglesia de San Miguel. Allí vemos entre cardinas y vegetación esquemática a un personaje con cuerpo de león, alas y cabeza masculina, cubierta por una especie de sombrero. 
La escalera de la Merced
Dicho esto, es interesante ver la presencia de dos representaciones de este ser mitológico en una misma ciudad, uno bastante posterior al otro. Podríamos pensar que la escalera del Convento de la Merced podría haberse influenciado de este medallón de la bóveda, pero esto se desmonta al ver que la escalera fue traída de Italia por piezas y montada aquí. De todos modos, aún queda pendiente comentar su extenso significado, del destacaremos el de ser guardiana de los saberes ocultos. La escalera de la Merced Siguiendo con la esfinge, concluiremos diciendo que se trata de una Androesfinge, es decir, una variante de la que los egipcios llamaban Hor-em-ajet, Horus está en el Ajet en español, por lo que era una representación del Sol, justo en el punto del Horizonte, lugar donde se divide el cielo entre nocturno y Diurno. Dicho esto sigue quedando otro enigma. ¿Que clase de saberes quería proteger Fray Fernando de Sierra, Vicario General de Indias, persona que corrió con los gastos de esta obra y la ampliación del claustro? ¿Que pretendía al ubicarla en un lugar tan importante de su convento? Puede que nunca lo sepamos.

1. - SÁNCHEZ VILLANUEVA, Juan Luis; Monumentos con Arte, Jerez. IES Santa Isabel de Hungría, 2011, Aparece mencionado como un Fauno


     -  RODRÍGUEZ DOBLAS, Maria Dolores; El Antiguo Convento de la Merced. Centro de Profesores de Jerez, 1990, Aparece citado como un Grifo


No hay comentarios:

Publicar un comentario