domingo, 17 de julio de 2016

El Jerez de los Masones II

2. LA CASA DE FERMIN ARANDA

Como ya dije anteriormente, nada se sabe sobre la misteriosa Calle Compás, pero es probable que su cambio de nombre tuviera mucho que ver con la Masoneria. No es raro que en casi todas las ciudades haya Paseos o Avenidas de las Acacias, muchos de ellos por Iniciativa Masónica, otros tantos por no ser menos que sus ciudades vecinas y tener una calle con ese atractivo nombre. En Jerez se da el segundo Caso.
Pero si queremos ir a lo seguro, a algo que realmente sea masónico y no queden incertidumbres, la Casa de Fermin Aranda es la clave.
Enclavada en la esquina de la Calle Granados (Fruto Masónico por excelencia, estudiado en el primer grado, y que para algunos simboliza la Armonía) con la Plaza de las Angustias. En este caserón burgués, que se sale de la estructura general jerezana por ser de una sola planta, destacan las decoraciones en los plintos de los abundantes vanos de la construcción. Dentro de cada uno, un azulejo blanco pintado con cobalto nos muestra una imagen diferente, donde se alternan las propiedades, casas y fincas del famoso cirujano Aranda junto con unos misteriosos símbolos que durante el franquismo fueron encalados. A pesar de figurar en diferentes publicaciones, donde se cita su contenido masónico, pocas personas se han atrevido a leer sus significados y ponerlos en común, para así saber que historia guardan. Sin embargo, a fecha de hoy es imposible saber si realmente Fermín Aranda formó parte de la Masonería. Hay quien afirma que tuvo relación con ella gracias a la amistad que le unía con personajes como Manuel Moreno Mendoza, famoso político con probada pertenencia a la sociedad. Puesto que no tenemos más datos, diremos con seguridad que era un gran conocedor de su simbología, y que la vio apropiada para decorar su casa con alegorías que ahora analizaremos.


El Caballero y el Dintel de la Puerta
La entrada de la logia debe ser Oblicua, nunca recta. Esta ley proveniente de la masonería inglesa, nos indica la necesidad de construir la entrada a la logia mediante un arco. Este detalle fue seguido por Fermin Aranda, quien no solo dotó a su casa de un arco, sino que también decoró el plinto con un interesante azulejo a la cuerda seca, con reflejos de cobre. En la cartela central vemos el rostro de un caballero, armado con un yelmo. Existe en la masonería un grado denominado Caballero del Arco Real, dentro del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. aunque no sabemos si Fermín Aranda ocupó este grado en algún momento de su vida, o si se trata de un detalle fortuito o sarcástico, pues se sabe del gran humor de Aranda, quien pudo hacer creer ocupaba este rango en la sociedad. De todos modos, el empleo del arco no parece ser casual.

Alegoría de la Medicina
Un cáliz y una serpiente. Un cayado y una rama de laurel. Esto no es masonería, es una clara alusión a las tradiciones clásicas. La Copa de Higía, una referencia a la Farmacia. El Cayado, usado por Esculapio, representa a la Medicina. La hoja de laurel tiene un significado conocido: El Triunfo. Fermín Aranda lo alcanzó, pero no lo muestra de forma vanidosa, sino con la humildad propia de una persona de su nivel intelectual., mediante una rama pequeña rama. Tras estos elementos vemos un triángulo equilátero. Este elemento tiene un significado muy abundante. Desde la perfección hasta una representación de la Divinidad. Puede que la que más se acerque al posible significado que quiso aportar fuera la que nos dice que representa el Pensamiento, las Palabras y las Obras del iniciado masónico. Sus palabras y Pensamientos (Artículos y Conferencias sobre medicina) así como sus obras (las importantes operaciones que realizó) fueron destacadas.

Alegoría del Trabajo en el Campo
En el anterior azulejo sólo había un elemento claramente masónico. En este, ninguno. De todos modos, existe la presencia del Trigo y las Uvas, productos obtenidos del trabajo del campo, así como el rastrillo y la Hoz. Poco más diremos sobre esta alegoría, pues Fermín Aranda no incluyó aquí ningún símbolo más, tan sólo que en sus fincas estuvieron presentes el cultivo de estos alimentos, a su vez representados en el Plinto con la imagen de su Finca "La Blanquita". 



Alegoría de la República
He aquí el más esclarecedor de los azulejos. Una Escuadra con plomada, herramienta de origen egipcio, usado como nivel, sostiene una balanza, y sobre ella, un gorro frigio. El nivel es un símbolo que representa la Igualdad, pues elimina las desigualdades arbitrarias. La balanza es una representación de la Justicia y de la equidad. El Gorro Frigio es el emblema de la República. Mediante estos elementos, Fermín Aranda nos muestra a la República como ejemplo de Igualdad y Justicia, valores que Él representó como Diputado del Partido Republicano Liberal.



La Alegoría Incógnita
Desgraciadamente, no disponemos de los suficientes datos para abordar la interpretación de este último elemento. Un Yelmo timbrado con una mujer alada (Una representación de la Victoria ¿?) corona dos cartelas en forma de cuadrado, apoyadas sobre otro nivel egipcio. En la Izquierda, una flor. No sabemos exactamente de qué especie se trata, pero son varias las flores con significado masónico. El Cardo, y La Rosa son buenos ejemplos. Si tuviera que decantarme, probablemente diría que se trata de un Cardo, por la forma que le ha otorgado el autor del azulejo a las hojas. Sin embargo, podría tratarse de una rosa, sabemos que una de las propiedades de Fermín era La Rosa Celeste. En cuanto a la segunda cartela, parecen ser un Compás de Puntas curvas y una Regla. La regla suele representar la rectitud, y permite al aprendiz masón a realizar rectamente su labor, mientras que el significado del compás es mucho más complejo. Podríamos ver a estos dos objetos como la unión entre lo Divino y Celeste, representado mediante el círculo, con lo Humano y Terrestre representado con el plano formado por la Regla.

Conclusión

Estos azulejos representan la vida de Fermín Aranda, mediante alegorías que ilustran a la Medicina, el Trabajo en el Campo y la República. A lo largo de su vida, estas tres fueron sus dedicaciones principales. Fue un reputado cirujano, de los más famosos en España, por haber realizado operaciones a corazón abierto en una época donde la Medicina distaba mucho de lo que es hoy en día. Tuvo en propiedad numerosas fincas, algunas las hemos nombrado anteriormente, por lo tanto estuvo en contacto con el campo y fue defensor de los derechos de los trabajadores del mismo, aún habiendo tenido algún accidente con la clase trabajadora. La República fue la valedora de estos derechos, que representó como Diputado en las Cortes de Madrid en 1931. El último azulejo podría ser su escudo personal, o el de sus propiedades, por no decir el de algún tipo de Sociedad de carácter masónico o de una Logia. A falta de más datos, sigue siendo imposible saber si el Ilustre jerezano perteneció verdaderamente a la Masonería o si sólo hizo uso de ella para la elaboración de sus alegorías. Sirva esta entrada, al menos, para poder contemplar de una forma diferente la fachada de su casa, y aproximarse, aunque sea un poco, a su mente.











No hay comentarios:

Publicar un comentario