miércoles, 27 de julio de 2016

¿Cátaros? II

Después de haber visto la anterior entrada podríamos seguir pensando en la imposibilidad de la presencia de Cátaros en la zona de Jerez. Ya he comentado la cercanía de las fechas de desaparición del Catarismo y la Conquista jerezana. Sin embargo, hay posibles pistas que afirmarían la existencia de comunidades cátaras en la actual Italia hasta bien entrado el siglo XIV, por lo que no podemos descartar que en la península ocurriera algo parecido. De ser así, podríamos pensar en la huida de algún miembro de esta doctrina hasta tierras andaluzas. Recordemos que la mayoría de seguidores de las creencias cátaras tenían sus castillos y fortalezas en los Pirineos, tanto en Francia como en Cataluña. El Caso de las bóvedas góticas podría tomarse como una incursión pasiva dentro de la arquitectura, pero cuando aparece un segundo elemento de tintes cátaros... esta teoría se desvanece.
Es muy difícil que alguien se haya percatado de su existencia, pero estos elementos están ahí, a la vista de todas las personas que visiten el Claustro del antiguo Convento de la Merced.
En estas ménsulas del Claustro se nos muestran dos palomas enfrentadas y mirándose. La Paloma es en sí misma uno de los emblemas cristianos más importantes. Recordemos que es la representación del Espíritu Santo, y que se solía representar en compañía del Crismón, tal y como vemos en la foto inferior. Eduardo Arboleda, en su web El Trote de la Culebra pone al Crismón de Baena en relación con las Doctrinas y creencias del Catarismo. A pesar de ser otro símbolo cristiano, este ejemplo en concreto del Crismón es toda una fuente de datos históricos que lo convierten en un elemento herético. Probablemente sea la forma "circular" que se crea al unir los brazos de la cruz el elemento más característico de esta doctrina. En los últimos años, varios historiadores han recuperado una interesante forma de purificar y bendecir empleada por los Cátaros, en los que el cabeza de familia dibujaba en el aire imaginariamente un círculo. Este círculo es una de las herencias egipcias más importantes. Si observamos cualquier representación de un santo, veremos sobre su cabeza un Círculo.
Ese Disco solar también se colocaba sobre las cabezas de los dioses egipcios. Existen diferentes explicaciones al por qué del círculo como representación divina. Recordemos que esta forma representa la perfección en prácticamente todas las culturas. En la Masonería, el Compás representa la divinidad mediante el círculo trazado por este instrumento. Cuando veamos la representación de un Compás y una escuadra en un entorno masónico, sabremos qué grado de la jerarquía está representando por la posición del compás con respecto a la escuadra. En el Grado de Aprendiz, la escuadra estará por delante del Compás. Esto simboliza la importancia en su vida de lo recto, lo que aún estando tallado y siendo armónico representa una imperfección, lo terrestre y perecedero, mientras que el círculo es la perfección evidente. No existe en la naturaleza un círculo perfecto. En el Grado de Compañero el Compás tendrá una punta sobre la Escuadra, simbolizando el comienzo de la presencia de la perfección. El Grado de Maestro se representa mediante el Compás sobre la Escuadra, pues es capaz de dominar la perfección. Volviendo a la Paloma, representaciones de esta son algunos pocos de los elementos cátaros que han llegado hasta nuestros días. La famosa Paloma de Montsegur es un ejemplo. Se trata de una escultura de color blanquecino que representa a esta ave con las alas desplegadas. En la Biblia tiene especial relevancia, pues es una paloma la que muestra a Moisés la presencia de la tierra firme en un mundo anegado de agua. Además, la Paloma simboliza la pureza, pues su color es el blanco.
Esta pureza era necesaria según los Cátaros para que el Alma viajara hasta el Cielo.
Puede que la prueba más evidente y la que nos clarifique la presencia de un saber cátaro en Jerez, así como la relación de esta ménsula con esta creencia sea la existencia de una imagen idéntica, encontrada en la actual Cataluña, en una zona que en su día fuera uno de los más importantes bastiones cátaros de la historia. La llamada "Piedra de las Palomas" es uno de los elemento más clarificadores que hayan llegado hasta nosotros. Se encuentra en posesión de Victor Amela, escritor e investigador sobre el Catarismo, quien ha probado la conexión entre esta obra con la corriente cátara. En ella, al igual que en la ménsula del Claustro de la Merced vemos a dos palomas juntando sus picos, como trasmitiéndose un secreto que ahora damos a conocer en el blog. Aún quedan más pistas cátaras en nuestros alrededores que iremos desentrañando en próximas entradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario